Interfunerarias recurre la sentencia del TSJM que anula la licencia de construcción del tanatorio de San Isidro

Actualizado 30/11/2007 19:20:51 CET

MADRID, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

Interfunerarias recurrirá la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de madrid (TSJM) que anula la licencia de construcción del tanatorio privado de San Isidro, situado en los terrenos colindantes al cementerio de Santa María.

Según informó a Europa Press un portavoz de Interfunerarias, la empresa presentará el recurso porque no está de acuerdo con los argumentos expuestos en la resolución judicial, que no es firme. "Este asunto no tiene trascendencia dado que la sentencia puede ser recurrida", dijo.

Por otra parte, la Coordinadora de Asociaciones de Carabanchel solicitó hoy a la Junta municipal de este distrito que inicie una investigación para determinar los responsables políticos y técnicos que propiciaron la construcción irregular del tanatorio privado de San Isidro, situado en los terrenos colindantes al cementerio de Santa María.

Un día después de que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) anulara la licencia otorgada por la Junta para levantar este tanatorio, los vecinos de la zona exigieron al concejal de Carabanchel, Carlos Izquierdo, que paralice "inmediatamente" toda actividad en el tanatorio por estar funcionando "ilegalmente", tal y como certifica la sentencia del Alto Tribunal.

En un comunicado, Lourdes Hernández y Nicolás Sánchez, portavoces de la Coordinadora, celebraron la resolución judicial, ya que "el tiempo y la Justicia" les ha dado la razón en lo que se refiere a la construcción del tanatorio privado en un terreno publico.

"Esto es una chapuza más del Ayuntamiento de Madrid, representado por la Junta Municipal de Carabanchel con el beneplácito del ex concejal de Urbanismo, Ignacio del Río y un grupo de empresarios abulenses", criticaron.

AUTORIZACIÓN A INTERFUNERARIAS

En agosto de 2002, el entonces concejal de Carabanchel, Carlos Izquierdo, autorizó a la empresa Interfunerarias a que rehabilitara y acondicionara parte del parque público de San Isidro para construir un tanatorio privado en una zona, para colmo, rodeada de viviendas.

"Talaron 114 árboles del parque, algunos de ellos centenarios y dañaron las paredes interiores del cementerio construido en 1841 para construir un tanatorio que representaba la octava instalación funeraria en Carabanchel", recordó la Coordinadora.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies