Intervenidos 4 diamantes valorados en 2,6 millones y 720 monedas de oro en una operación contra el blanqueo

Intervenidos 4 diamantes policía nacional
POLICÍA NACIONAL
Actualizado 25/05/2018 11:01:51 CET

MADRID, 25 May. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Policía Nacional, Europol, Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria y la Policía Judicial de Bulgaria, han intervenido cuatro diamantes valorados en 2.600.000 euros y 720 monedas de oro, entre otros, tras el registro de 24 inmuebles, 13 de ellos en Madrid, en una operación contra el blanqueo de fondos procedentes de ilícitos penales.

En esta operación conjunta, se ha desarticulado una organización internacional dedicada a blanquear fondos procedentes de ilícitos penales. Así, han sido detenidas 16 personas, dos de ellas en Bulgaria, que conformaban un entramado delictivo internacional que operaba desde el año 2008, según ha informado en un comunicado Policía Nacional.

El grupo criminal almacenaba una enorme cantidad de metales preciosos, fundamentalmente oro, procedentes del robo en interior en viviendas y que eran fundidos de forma artesanal y fraudulenta para su posterior introducción en el mercado legal. El dinero obtenido era invertido en la compra de inmuebles, obras de arte y dinero virtual.

En total, se han intervenido cuatro diamantes valorados en 2.600.000 euros, 720 monedas de oro valoradas en 1.100.000 euros, 390.000 euros en efectivo, catorce relojes de lujo y catorce iconos ortodoxos. Además, se ha bloqueado un monedero virtual con gran cantidad de criptomonedas por valor de 220.000 euros, más de 30 inmuebles en España y varias cuentas bancarias en España y Bulgaria. La operación ha contado con la colaboración de las Agregadurías de Interior en Bulgaria y Serbia.

TRES REGISTROS Y DOS DETENIDOS EN BULGARIA

Una vez analizada toda la información, los agentes han establecido el correspondiente dispositivo operativo y practicaron un total de 24 entradas y registro de inmuebles en Madrid (13), Zamora (5), Salamanca (1), Marbella (1) y Bulgaria (3). Allí se intervinieron un total de 40 kilos de oro (lingotes y monedas), 15 kilos de joyería diversa, cuatro diamantes, 14 relojes de oro, un coche de alta gama, 390.000 euros en efectivo, 14 iconos ortodoxos, dos armas cortas y un rifle con cargador.

Además, los agentes han bloqueado más de 30 inmuebles en España, cuentas bancarias en España y Bulgaria y un monedero virtual con gran cantidad de criptomonedas RIPPLE, BITCOIN y otras por un valor de 220.000 euros.

La operación ha permitido la detención de 16 personas en Madrid (8), Zamora (3), Elche (1), Salamanca (1), Marbella (1) y Bulgaria (2) como presuntos autores de delitos de blanqueo de capitales, organización criminal, contra el patrimonio y el orden socioeconómico, falsedad documental, tenencia ilícita de armas y tráfico de drogas.

ORGANIZACIÓN COMPLEJA Y MULTIFACÉTICA

La investigación comenzó cuando los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de una organización criminal dedicada al blanqueo de capitales. Los fondos ilícitos procedían de la receptación de delitos de robos en interior de viviendas, cometidos por toda la geografía nacional, y del tráfico de droga a pequeña y gran escala.

Los investigadores constataron que el grupo delictivo, liderado por un ciudadano bosnio y compuesto por súbditos españoles, colombianos y búlgaros, habían tejido una red societaria y criminal que operaba desde el año 2008. Los investigados receptaban gran cantidad de metales preciosos, fundamentalmente oro, y relojes de alta gama y los almacenaban en la trastienda de diversos establecimientos de compra venta, ajenos al obligatorio control policial.

ORO CONVERTIDO EN LINGOTES, PLANCHAS O GRANALLA

En los inmuebles, procedían al fundido de forma artesanal y fraudulenta sin las medidas de seguridad ni el registro pertinente, logrando anular la trazabilidad que las piezas de joyería pudieran tener. Una fundido el oro y convertido en lingotes, planchas o granalla era introducido en el mercado lícito nacional o internacional a través de empresas de transporte de metales preciosos que actuaban en connivencia con la organización.

Una vez vendido el metal legalmente, la red lograba unas grandísimas cantidades de dinero en efectivo que era invertido en la compra de inmuebles a través de testaferros, obras de arte y criptomonedas.

Para el cambio y almacenamiento de papel moneda de alta y baja denominación entre sí o para el intercambio de éste por oro, la organización se había dotado de una antigua oficina bancaria en el centro de Madrid que contaba con varias cajas fuertes y una cámara de cajas de seguridad, aparentando ser un negocio de alquiler de las mismas.