IU pide que se pare la ampliación de la M-501 y tilda de "disparate" que se ampare en una DIA de 1998 que fue "negativa"

Actualizado 13/04/2006 12:33:03 CET

MADRID, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Grupo Parlamentario de Izquierda Unida (IU) ha registrado en la Asamblea de Madrid una proposición no de ley (PNL) en la que pide que se "paralice" el desdoblamiento de la carretera de los Pantanos (M-501) entre Quijorna y Navas del Rey, al tiempo que tilda de "disparate" que la obra se ampare en una declaración de impacto ambiental (DIA) elaborada en 1998 que, además, fue "negativa".

La proposición, que será defendida ante el Pleno de la Cámara por el parlamentario Fausto Fernández, insta al Ejecutivo autonómico a realizar la DIA "en cumplimiento de la legalidad vigente" y sostiene que el actual procedimiento de licitación para acometer las obras debería ser "nulo de pleno derecho", al no contar con este trámite legal preceptivo.

La exposición de motivos de la iniciativa cita el Diario de Sesiones correspondiente al Pleno del pasado 9 de febrero para situar en "la antología del disparate" el argumento jurídico esgrimido por la consejera de Transportes e Infraestructuras, María Dolores de Cospedal, para considerar vigente la declaración de impacto ambiental realizada en 1998.

En esa sesión, De Cospedal afirmó literalmente: "De acuerdo con la legislación vigente, cuando la declaración es positiva se establecen unos plazos, porque como se establecen unas condiciones, cuando es positiva hay unos plazos que, de acuerdo con la ley actual del 2002, es de dos años, y si en el plazo de dos años no se ha ejecutado esa obra, como las condiciones desde la declaración de impacto ambiental pueden cambiar, esa declaración caduca; cuando la declaración es negativa no se puede hablar de caducidad, (...) y no se entiende así ni en esta comunidad autónoma ni en ninguna otra, ni tampoco en el Estado, porque, como no hay condiciones, no hay condiciones que se puedan cumplir o no".

"Con lo cual --continuaba explicando la consejera--, estamos con una declaración desfavorable y, de acuerdo con la legislación vigente, si existe controversia entre el órgano que tiene la obligación de velar por el medio ambiente y el órgano que tiene la competencia sustantiva, en este caso la Consejería de Transportes e Infraestructuras, acerca de si debe realizarse o no el proyecto, se debe someter el proyecto al Consejo de Gobierno para que se pronuncie sobre el asunto y lo declare o no de interés general, como ha sido en este caso".

LA DECLARACIÓN, SIETE AÑOS ANTES QUE EL PROYECTO

Sobre la base de lo que considera irónicamente un "elaborado argumento jurídico", IU acusa al Gobierno de la Comunidad de Madrid de "aplicar una declaración de impacto ambiental de 1998 a un proyecto de 2005, utilizando la figura de la declaración de interés general para evitar la realización de una nueva DIA". "En este caso, nos encontramos con una declaración que se ha hecho siete años antes que el proyecto", sostiene la coalición, que elogia, además de su "agudeza jurídica", las "dotes para la profecía" de la Consejería de Transportes.

A estos argumentos IU une los del Defensor del Pueblo que, en un escrito remitido en marzo de este año a petición de Ecologistas en Acción, señaló que la decisión de ampliar la M-501 "podría estar justificada", pero "por el momento sigue sin parecer suficientemente motivada".

Entre las razones esgrimidas por la institución dirigida por Enrique Múgica para elaborar este dictamen se encuentra la de que "se presenta como objeto de discrepancia entre el órgano sustantivo y el ambiental lo que en realidad son dos proyectos distintos, el declarado (en parte) ambientalmente inviable hace unos años y el aprobado más recientemente, sobre el que no ha habido evaluación conforme al procedimiento reglado".

Asimismo, el Defensor del Pueblo argumenta que "formalmente la motivación" para realizar el desdoblamiento "no se ha dado a conocer oficialmente mediante la publicación del acuerdo del Consejo de Gobierno", a lo que añade que "los motivos principales, centrados en la alta siniestralidad y muy de tener en cuenta, parecen contradictorios con otros datos de la propia Comunidad de Madrid".