Javier Ayala: "La sustitución de alcalde en Fuenlabrada fue meditada y lo que ha pasado en Móstoles, un sobresalto"

Alcalde de Fuenlabrada, Javier Ayala
EUROPA PRESS
Publicado 17/02/2018 10:59:45CET

"No estaba escrito en ningún sitio cómo sustituir a un alcalde después de 16 años" y cree que van a ser "un ejemplo a nivel nacional"

MADRID, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

El recién elegido alcalde de Fuenlabrada, Javier Ayala (PSOE), ha defendido que el cambio del bastón de mando en su municipio viene de una decisión "muy trabajada y meditada" y que nada tiene que ver con lo que pasó a los pocos días en Móstoles, donde lejos de querer calificarlo, entiende que fue más un "sobresalto" cuando su ya exregidor, David Lucas, también socialista, decidió dejar la Alcaldía.

En una entrevista concedida a Europa Press, el alcalde ha contestado así a la semana que vivió el PSOE-M con dos cambios de alcalde seguidos en sendos municipios -- de los más grandes gobernados-- y ha subrayado las diferencias en ambos casos, al ser preguntado por si los votantes socialistas tienen por qué preocuparse ante esta situación.

"En el caso de Fuenlabrada la sustitución de un alcalde por otro ha sido muy medida, muy meditada, muy trabajada... lleva una trayectoria que no es de un día para otro, y lo que ha pasado en Móstoles, que yo no me atrevería a calificarlo, fue el sobresalto, se produce de un día para otro, hay que buscar quien va a sustituir a David Lucas...", ha relatado.

En su opinión, en este municipio "se produce una dinámica diferente a lo que ha sucedido en Fuenlabrada" y en este sentido, ha asegurado que cree que van a ser un "ejemplo a nivel nacional en cuanto a la sustitución de un alcalde". "Esto no estaba escrito en ningún sitio, el cómo se sustituye a un alcalde después de 16 años y nosotros lo hemos escrito, diseñado y lo hemos hecho aplicando sentido común", ha apuntado.

No hubo una reunión, un "cónclave de mucha gente pensando" qué es lo que tenían que hacer. "Manolo Robles y yo nos sentamos para ver cómo lo íbamos a hacer y ha así ha sido", ha desvelado el nuevo regidor, que asegura que ser alcalde de Fuenlabrada es un "privilegio", sobre todo, porque sustituye al "alcalde de alcaldes", como le llaman en el partido.

Ayala ha estado "pegado a él" durante años y ha aprendido "casi todo" lo que sabe en política, lo que le "facilita muchísimo la labor tan apasionante" que tiene durante este año y medio que queda de legislatura. "El cargo de alcalde es lo máximo que puede aspirar un político a nivel local y para mí es extraordinario", ha asegurado.

Estando junto a "Manolo", como le llaman en su círculo más cercano, ha aprendido la "capacidad de trabajo". "Es un político incansable, con una agenda cargada de gestión y actos sociales y por eso, para mí, no es nuevo tener esta actividad tan frenética y lo afronto con bastante ilusión", ha reconocido.

En este punto, ha indicado que lo que han hecho no sólo es un cambio de alcalde después de cuatro legislaturas, sino también un "cambio generacional". "Los anteriores alcaldes responden a una generación que es la de mis padres y yo soy hijo de aquellas personas que vinieron en los 70 y 80, cualquiera que es de Fuenlabrada sabe lo que significa eso y creo que voy a conectar con esa generación mucho mejor", ha confesado.

De hecho, tiene claro que su trabajo no acaba en mayo de 2019 porque su intención es presentarse a las elecciones "encabezando la candidatura del PSOE". "Es verdad que ahora estamos en un proceso de cómo se va a organizar esto pero estaré dando la batalla. Creo que tendré el apoyo de mi partido y sí que es mi intención ser candidato", ha dicho.

PSOE, CON "IDENTIDAD PROPIA"

Ayala también se ha referido a la polémica que surgió cuando el secretario general del PSOE-M, José Manuel Franco, abordó la posibilidad de abrirse a otras formaciones de cara a las próximas elecciones. Como ha indicado el alcalde, aunque se llegó a decir que el PSOE podría renunciar a sus siglas, esta "matización se ha ido perfilando" a lo largo de las semanas y el mensaje que se ha lanzado es otro.

"El PSOE es un partido abierto donde siempre hemos integrado a personas de otras sensibilidades y a eso podríamos estar dispuestos. Ya lo aclaró Franco y no es tanto ir a una confluencia de partidos, que no entra en el planteamiento del PSOE-M", ha indicado.

A juicio de Ayala, el PSOE tiene "una identidad propia, un gran trabajo y una trayectoria" pero a la vez en el partido "son capaces de aglutinar alrededor de un proyecto de izquierdas a personas con perfiles de lo más variopinto, vinculado a una posición de izquierdas pero que pueda arropar a esa candidatura del PSOE".

En el caso de Fuenlabrada, Ayala ha recordado que "nunca ha sido complicado pactar con izquierdas a la hora de tener gobiernos, incluso con mayorías absolutas". "Siempre hemos sido un partido donde hemos creído en la unión de la izquierda", ha apuntado, para añadir que una vez en el Gobierno, lo que prima siempre son los intereses de los fuenlabreños y cuanto más agrupen "en el ala izquierda de la política municipal, mejores políticas sociales" harán. "Como las que estamos haciendo", ha apostillado.

Ayala ha recordado que ahora tienen un pacto con IU y que en su investidura pidió a su partido a que hiciera "algún tipo de contacto con los partidos de izquierdas que aglutina Podemos y "no pudo fructificar" pero para él hubiera sido "un placer" abrir una nueva vía" partiendo del apoyo a su investidura.

"Una ciudad como Fuenlabrada, de trabajadores y trabajadoras, lo que necesita son políticas de izquierdas y si pueden aportar, bienvenido sea. De todos modos, tengo la sensación de que tampoco hay un proyecto alternativo, donde puedan sumar políticas reales de izquierda", ha continuado Ayala, que sin querer parecer "presuntuoso" ha defendido que cogen "todo el ala izquierda de la ciudad" y esto lo que produce (a Podemos) "es que no tengan una gran aportación al Gobierno municipal". "Ha sido muy complicado", ha admitido.

De vuelta a las elecciones del año que viene, Ayala ha destacado que trabajan ya para gobernar Madrid, tras resaltar el papel de la nueva Ejecutiva, con Franco a la cabeza, una persona "muy trabajadora y muy de agrupar equipos". "Sí que somos capaces de dar un paso al frente con un buen candidato y un buen proyecto y una buena ejecutiva diseñando el futuro del partido", cree.

En este sentido, ha dicho que lo que puedan aportar del socialismo fuenlabreño lo harán. "Hacemos política de izquierdas, socialistas, desde el sentido común. Hay compañeros que nos dicen que somos una escuela del socialismo y está mal que yo lo diga porque ahora mismo soy el alcalde pero durante muchos años hemos sido un ejemplo a seguir por muchos municipios y espero que siga siéndolo", ha manifestado.