Una joven asegura que el incidente en El Balcón de Rosales se produjo porque Ussía le tocó el culo

Actualizado 04/03/2011 19:25:40 CET

MADRID, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

María Jesús R.L., una de las testigos en el juicio por la muerte de Álvaro Ussía, ha relatado que el incidente que provocó que los porteros de la discoteca El Balcón de Rosales expulsaran a la víctima fue que el chico le tocó el culo, lo que propició que ambos se enzarzaran en una discusión que acabó con la presencia de los porteros de la sala y su expulsión de la misma.

La testigo ha relatado en la sesión de esta tarde de la vista oral que se encontraba la madrugada del 15 de noviembre de 2008 en el interior de la discoteca con su compañera de trabajo, Macarena N.S., quien meses antes había mantenido una relación con uno de los porteros del local.

"Álvaro estaba con sus amigos y nos estaba empujando, puede ser sin querer. Nos molestaba y nos daba por la espalda. Siguieron hasta que a mi me tocó el culo. Me di la vuelta rápidamente. Nos pusimos a discutir porque llevaba toda la noche empujando. Llegaron los porteros y se lo llevaron. Creo que vinieron porque los porteros nos conocían", ha narrado la joven. Además, ha querido dejar claro que los porteros no emplearon la fuerza para echarles de la sala. "Juraría que le agarraron del brazo y le sacaron", ha dicho y ha indicado que Álvaro estaba bebido, "como muchos otros en la sala".

Por su parte, Macarena N.S. ha contado al tribunal que se produjo un incidente en el interior con motivo a que al parecer Álvaro le tocó el culo a una amiga suya. "Estaba con mi amiga María cerca de la cabina de los dj's y unos chavales empezaron a pelearse en broma, a bailar. Giré y escuché gritos. Mi amiga dijo que le habían tocado el culo. Vinieron los porteros y se los llevaron. No sé si la empujaron o la tocaron el culo. Sólo escuché unos gritos. Se los llevaron dos porteros, uno de ellos David A", ha contado la joven y ha reseñado que ni ella ni su amiga avisaron a nadie de lo ocurrido.

Según su relato, su amiga le dijo a la víctima que por qué le tocaba el culo. "Te lo toco porque me da la gana, puta", le replicó Álvaro, según ha contado la testigo. Tras los insultos, llegaron los porteros y les echaron del local de "ninguna forma agresiva". "Les empujaban de la espalda", ha dicho la chica, negando que les agarraran del cuello.

La joven ha indicado que denunció ante la Policía que sufrió amenazas por la red social Tuenty. "Sacamos las más fuertes y se presentaron a comisaría. Decían que me iban a tirar a las vías del tren, que me iban a arrancar la piel a tiras, que por mil culpa le habían matado, que había avisado a Pitoño", ha contado

Por otro lado, un socorrista que esa noche atendió a Álvaro tras ser agredido ha indicado que el chico estaba grave porque no respondía a estímulos. A preguntas de Miriam Vergara, el testigo ha apuntado que entonces no se le practicó ningún masaje cardiaco, puesto que estaba inconsciente y preferían que lo observaran efectivos del Samur.

Enrique M., que entonces era relaciones públicas del local, ha indicado que la víctima y su amigo, Rafael, se estaban despidiendo de él y Álvaro le dio un toque en el hombro a Rafael, quien se resbaló y pisó a una chica. "La chica se puso a gritar improperios para desacreditar lo que ellos habían hecho, que era un accidente", ha relatado el testigo, quien ha indicado que Álvaro en ningún momento discutió con Macarena, la chica a la que pisaron, ni tampoco tocó el culo a una amiga de ésta.

"Entre tres porteros, le sacaron de la discoteca. Fueron muy bruscos", ha señalado el testigo, quien poco después recibió una llamada de Rafael. Al salir, subió las escaleras y vio al fallecido tirado en el suelo boca arriba y con los ojos cerrados. Al rato, ha señalado, llegó una Unidad móvil del Samur que no le podía atender porque los efectivos eran ATS y luego llegaron dos ambulancias, atendiéndole varios médicos.

Este testigo ha reconocido que entonces mintió en su declaración policial y contó detalles que le había dicho su amigo Rafael sin que él los hubiera presenciado. "Dos días antes había muerto mi amigo. Estábamos muy mal", ha recalcado.

En la sesión de esta mañana, la presidenta del tribunal ha reprendido en varias ocasiones a la abogada de Antonio S.S., alias Pitoño', por acosar a los testigos presenciales del crimen y le ha llegado a advertir de que le quitará el turno de palabra si sigue con esta tónica.

La jornada de esta mañana se ha centrado en la declaración de varios testigos directos, quienes han ratificado ante la Sala que el principal acusado barrió a Ussía y se tiró con sus rodillas sobre su pecho. En la jornada, la presidenta de la Sala ha abroncado en varias ocasiones a la letrada Miriam Vergara por la fuerza de sus interrogatorios y ha expulsado a varios amigos de Ussía por insultar desde el público al principal acusado.

La reprimenda del tribunal a la abogada se ha producido en el marco de la declaración de uno de los jóvenes que presenció de forma directa el asesinato del joven. En su declaración, la abogada Miriam Vergara, ha recurrido de forma constante a las manifestaciones policiales del chico ante las supuestas contradicciones realizadas por éste durante su declaración.

Vergara ha inquirido con insistencia al testigo sobre qué es lo que vio exactamente ante la respuesta de que es miope y no pudo ver con claridad todo los detalles, teniendo en cuenta que se encontraba a escasos metros donde se produjo la agresión. La fuerza del interrogatorio ha provocado entonces que la presidenta del tribunal haya reprendido a la letrada por acosar al testigo y le ha instado a preguntar con "el mismo respeto que se hizo con los acusados".

Ante la insistente lectura de las declaraciones policiales por parte de Vergara, la presidenta ha advertido a la letrada de que no iba a permitir que se descontextualicen determinadas manifestaciones producidas horas después de que se produjeran los hechos. Además, la magistrada ha tachado de "impertinentes" e "improcedentes" las preguntas de Vergara.

Por su parte, el chico ha manifestado al tribunal que se quedó petrificado al observar cómo Antonio S.S., alias 'Pitoño', se dejó caer sobre el chico con sus rodillas en el pecho, algo que ha tachado de "brutalidad". Christian G.Z, quien esa noche se encontraba en esta discoteca madrileña con su grupo de amigos, ha señalado que, en un momento de la noche, abandonó el local para coger unas botellas que sus amigos habían escondido en un parque próximo al local.

Desde el parque, el joven escuchó un murmullo y decidió acercarse a las escaleras para ver qué pasaba. "Lo que vi fue cómo alguien le subió de abajo arriba y el acusado le tumbó al suelo. Vi cómo le tiraba uno al suelo y otros porteros quedaban a su alrededor", ha narrado. "Este señor se tiró sobre él con la rodilla y me quedé petrificado y luego empezó a hacer movimientos con las manos, como bofetadas. Llamé al 112. Ver a un tío tan grande caer sobre una persona te choca porque es una brutalidad. Siendo tan grande destrozas a una persona". Ha aseverado.

"SE TIRÓ ENCIMA"

Asimismo, el testigo ha especificado que el portero agresor se quedó encima de Álvaro, mientras otros dos contenían a las personas que trataban de auxiliar al chico. Además, ha recalcado que Ussía no agredió a ningún portero. "No sé que hizo que de repente cayó al suelo", ha indicado, a lo que ha añadido que acto seguido el agresor se tiró encima.

Otra testigo, Lucía F., ha contado que vio cómo los porteros sacaron a "empujones" a Álvaro de la sala y que incluso el chico se cayó al suelo por la agresividad en la que le expulsaban. "Al rato salimos fuera y vimos a Álvaro con más gente. Se enzarzó con los porteros. Nos quedamos en las escaleras y observando lo que pasaba", ha recordado.