El juez concluirá mañana el recuento judicial de las entradas vendidas en la fiesta

Entrada de la fiesta vendida por Internet
EUROPA PRESS
Actualizado 27/11/2012 12:07:08 CET

MADRID, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

El juez Eduardo López Palop concluirá mañana el recuento judicial de las entradas vendidas para la fiesta que se celebró la noche del 31 de octubre en el pabellón Madrid Arena en la que fallecieron cuatro jóvenes.

Según han indicado fuentes jurídicas, el recuento se iniciará a las 10.00 horas y podría alargarse durante varias horas, puesto que los boletos se cuentan uno por uno.

El pasado viernes, la apertura de cuatro de las ocho urnas decomisadas en un recinto anexo al principal daba la cifra de 9.257 entradas. El organizador del evento, Miguel Ángel Flores, mantuvo en su declaración que se vendieron 9.650 frente a un aforo de 10.600.

La apertura de las ocho cajas podría destapar la venta de 18.000 entradas, según han indicado a Europa Press las acusaciones particulares. Una cifra a la que habría que añadir las cerca de 4.000 personas que se pudieron colar en la fiesta.

En un comunicado, Diviertt avanzó ayer que las cajas con las entradas de la fiesta fueron "aparentemente manipuladas" puesto que la empresa las cerró con un candado y cuando se hallaron, dos de ellas estaban con una brida de plástico.

La empresa promotora del evento explicó que la diligencia de apertura de las cajas, para su recuento, fue denunciada e impugnada por su defensa con carácter previo a su inicio ante el juez.

VERSIÓN DE FLORES

Ante la policía, Flores explicó que se pusieron a la venta unas 7.000 entradas a través de dos establecimientos, uno que hacía la venta en exclusiva en Internet y otro a través de la red y en espacios físicos.

A esas 7.000 habría que sumar la venta de otras 800 a través de relaciones públicas dejando 500 para la venta en taquilla. Flores declaró que no se vendieron más entradas al ser conscientes de que a través de invitaciones de patrocinadores y de relaciones públicas tenían pedidas "algo más de mil entradas", todas ellas nominales y que podían comprobarse en una lista.

En definitiva, y como recoge el atestado policial, el responsable máximo de Diviertt declaró que se podría decir que "se expidieron unas 9.500 entradas".

Al atestado policial habría que añadir que el propietario de la empresa Diviertt contestó al Ayuntamiento a través de un SMS que en la fiesta había 9.650 personas, según recoge el informe solicitado desde el mismo día de los hechos por la alcaldesa de Madrid, Ana Botella. El SMS será presentado como prueba ante el juez por parte del Consistorio.

"Metimos 9.650 personas pero el aforo máximo que nos dais es de 12.000", escribió Flores en un SMS remitido el 1 de noviembre a las 10.45 horas al coordinador de Producción de Madrid Espacios y Congresos, Francisco del Amo.

La información del SMS remitido por Flores sobre el aforo de 9.650 personas fue la que a su vez facilitó el vicealcalde de Madrid, Miguel Ángel Villanueva, en su comparecencia de prensa del día 1 de noviembre.

Siete días después, el Ayuntamiento de Madrid, a través del vicealcalde, anunciaba que emprendería acciones legales contra el promotor del evento al haber "mentido" en los datos inicialmente facilitados sobre el número de entradas vendidas y el aforo real.

VERACIDAD DE LAS ENTRADAS

Otro de los puntos claves del atestado policial es el referido a la veracidad de las entradas. La empresa de Flores contrató a Dato, cuyo representante ante la Policía, José Manuel García Igualador, explicó que los servicios de esta empresa fueron requeridos para validar las entradas que iban presentando los asistentes en función de los números de entrada y de los localizadores de los operadores de tickets.

Para ello instalaron un puesto de control en la zona de acceso cediendo al personal de seguridad un lector, por el que pasaban las entradas. Al leer el código de barras se detecta si ese número de serie corresponde a uno de los números de serie emitidos por Diviertt.

Así, el atestado recoge que el representante de Dato entrega un certificado en el que consta que en el evento "todos los asistentes accedieron al recinto con una entrada original y válida de las emitidas por la empresa organizadora así como que no se autorizó el acceso a los asistentes que portaban entradas falsas, duplicadas o repetidas".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies