El juez dicta el auto del concurso de Clesa y aparta de la gestión a la familia Ruiz Mateos

Clesa
EUROPA PRESS
Actualizado 30/05/2011 15:03:01 CET

MADRID, 30 May. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid ha dictado este lunes el auto del concurso de acreedores de la empresa láctea Clesa, con un pasivo de más de 1.000 millones de euros, y ha decidido apartar de la gestión a la familia Ruiz Mateos, que adquirió esta compañía a Parmalat en 2007.

Según el auto, al que tuvo acceso Europa Press, el juez ha acordado la suspensión de las facultades de administración y disposición del patrimonio al deudor, ya que considera que ha adoptado decisiones empresariales "perjudiciales" para el patrimonio de la concursada, incrementando cada año el importe del pasivo.

Asimismo, considera que la situación financiera se ha visto agravada por la existencia de numerosas operaciones de afianzamiento a favor de empresas ajenas a la concursada y sin más vínculos entre ellas que las personales o familiares entre sus directivos, llegando a multiplicar por cuatro el pasivo de explotación ordinaria de Clesa.

De la documentación aportada se deduce que el pasivo inicial asciende a 1.112,36 millones de eiros y el activo inicial a 304,76 millones de euros.

El concurso de acreedores, que había sido presentado en primera instancia en la localidad gallega de Pontevedra para pasar posteriormente a la capital, y someterse a un proceso de subsanación, entra en vigor desde este lunes tras el auto publicado por el juez Francisco Javier Vaquer Martín.

En este documento de 18 páginas, que ha sido trasladado al comité de empresa, se nombra como miembros del equipo de administradores que llevará a cabo este proceso a Ángel José Fernández-Río, colegiado del ICAM como letrado, a Luis Pérez Gil de auditor, y como acreedor, un representante de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria (AEAT). Estas personas se personarán en un plazo de dos a tres días en la fábrica para comenzar con el proceso.

Actualmente, la compañía tiene en marcha un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) temporal que afecta a unos 630 trabajadores, incluidos los de Helados Royne (marca comercial de Clesa).

((HABRÁ AMPLIACIÓN))