La jueza condena a Jiménez Losantos a pagar una multa de 36.000 euros por injurias graves a Gallardón

Actualizado 16/06/2008 13:38:01 CET

La sentencia indica que las acusaciones del periodista "no están justificadas por el legítimo derecho de libertad de expresión"

MADRID, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

El periodista de la cadena COPE Federico Jiménez Losantos ha sido condenado por un "delito continuado de injurias graves con publicidad" al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, a pagar una multa de 36.000 euros, a razón de cien euros por día durante 12 meses, según refleja la sentencia. Asimismo, la jueza advierte de que Losantos queda sujeto a una responsabilidad personal subsidiaria de un día de privación de libertad por cada dos cuotas diarias no satisfechas.

La jueza de lo Penal número 6 de Madrid, Inmaculada Iglesias, ha condenado al periodista por considerar que diversas expresiones proferidas por el acusado entre el 8 de junio de 2006 y noviembre del mismo año, "no están justificadas por el legítimo derecho de libertad de expresión".

La sentencia tiene en cuenta especialmente aquellas declaraciones en las que el director de 'La Mañana' acusó al primer edil de "farsante redomado" y de querer "tapar" el 11-M, en un "mecanismo miserable, abyecto, ilegal e inmoral de ocultación de la masacre" de 200 personas. Asimismo, el texto recoge diversas frases lanzadas contra Gallardón, tales como: "Tú eres un elemento ajeno al PP, tú eres un estorbo, tú eres una calamidad, tú no eres un alcalde, tú eres un obstáculo para averiguar el 11-M".

"En el caso presente las expresiones proferidas por su propio sentido gramatical son tan claramente insultantes o hirientes, (...) y no existe duda alguna de que pretendían vejar la imagen y dignidad del querellante en forma innecesaria y gratuita y desacreditarle públicamente en su condición de alcalde de la Villa de Madrid y de miembro del Partido Popular, por lo que cabe apreciar que el acusado no actuó dentro del ámbito protegido por el art. 20.1 CE, ni en el uso de los derechos allí reconocidos, y en consecuencia, ha incurrido en la conducta tipificada en el artículo 208 del Código penal", indica la sentencia.

De este modo, insiste en que las declaraciones del periodista "son formalmente vejatorias en cualquier contexto, innecesarias para la labor informativa o de formación de la opinión que se realice y suponen un daño injustificado a la dignidad del querellante, teniendo en cuenta que la Constitución no reconoce un pretendido derecho al insulto, que sería por lo demás incompatible con la dignidad de la persona que se proclama en el art. 10.1 CE y sin que la naturaleza política de la crítica, ni determinados estilos periodísticos puedan ser circunstancias justificativas".

De las declaraciones de los 'populares' Esperanza Aguirre, Eduardo Zaplana, Ángel Acebes que testificaron en el juicio, la jueza concluye que Losantos imputó a Gallardón "hechos falsos", al decir que en el foro ABC el 7 de junio había dicho que "no hay que investigar el 11-M, que había que olvidarlo y que intentaba tapar el 11-M".

La jueza Inmaculada Iglesias determina, asimismo, que no se ha aportado "ninguna prueba" para acreditar la veracidad de la afirmación de que el alcalde se gastase "el dinero de los madrileños, incluidas las víctimas del 11-M", al requerir los servicios jurídicos del Ayuntamiento de Madrid para que le asesorase sobre la viabilidad de la presente querella.

El juicio contra el locutor quedó visto para sentencia el pasado 4 de junio. Durante su última palabra, Losantos aprovechó para arremeter de nuevo contra Gallardón por "haber manipulado", a través de su querella, a "la Administración de Justicia como mecanismo de exhibicionismo de su poder político". Según dijo, su finalidad era demostrar "a todo el mundo que aquí, el único dueño de la derecha es él". "Por desgracia está a punto de conseguirlo y esto le ha ayudado", aseveró.

Por su parte, el primer edil, que anunció que donará el dinero de la multa a la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT), siempre ha insistido en que las acusaciones sobre el 11-M lanzadas por el periodista de COPE son el mayor ataque a su honor de su carrera política.

La sentencia destaca además que desde que se presentó la querella Losantos "sabía perfectamente" que Gallardón ejercitaba una acción penal solicitando el amparo de los Tribunales, al entender que se había lesionado su derecho al honor con las manifestaciones vertidas, "y a pesar de ello, lejos de retractarse en sus manifestaciones, continuó profiriendo múltiples expresiones similares hasta el 29 de noviembre de 2006".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies