Juzgan a una banda que estafaba a ancianos simulando ser de una editorial

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Juzgan a una banda que estafaba a ancianos simulando ser de una editorial

Publicado 04/11/2016 13:08:46CET

MADRID, 4 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial de Madrid celebra a partir del lunes un juicio contra una banda que estafaba a ancianos, cuyos diez integrantes se enfrentan a penas de ocho años de cárcel.

Se les acusa de la comisión de un delito de pertenencia a banda criminal, un delito continuado de estafa y un delito continuado de coacciones por los que el Ministerio Público solicita para cada uno de ellos ocho años de prisión.

Según el fiscal, en fechas comprendidas entre el año 2013 y principios de 2014, integraban un grupo coordinado y concertado con la finalidad de obtener ilícito beneficio económico bajo la apariencia empresarial de diferentes sociedades de actividad cultural y editorial.

Así, seleccionaban a sus víctimas de avanzada edad mediante una encuesta telefónica en la que, siguiendo un guión previamente establecido, se les ofrecían regalos, para conseguir, mediante ese señuelo, una presentación comercial en sus domicilios.

En esa entrevista telefónica se aseguraban de que sus víctimas fueran lo más vulnerable posible, que se hallasen solas en su domicilio en el momento señalado para la visita y que tuvieran un nivel bajo de estudios.

Una vez en el domicilio, los miembros de la organización agobiaban a la víctima durante largas horas, distrayendo su atención y exigiéndola insistentemente que debía firmar los documentos presentados haciéndola creer que se trataba únicamente de recibir los regalos ofertados cuando en realidad lo que estaban rubricando era la adquisición de colecciones de libros por cuantiosos importes.

Seguidamente, se personaba el supuesto repartidor que, con la excusa de que debía firmar la entrega de los libros, obtenía fraudulentamente la suscripción de una nueva adquisición de libros.

La operativa delictiva era dirigida por los acusados Alejandro y Braulio. Marta y Álvaro hacían las funciones de 'jefes de equipo' que impartían instrucciones a los denominados 'comerciales' y 'repartidores': Isaac, Carmelo, Rafael, Abel y Francisco. Por su parte, Rosa María elaboraba los documentos de financiación, presionando a las víctimas que pretendían anular el fraude.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies