Lamela defiende construcción de hospitales externalizados porque el modelo tradicional es "absurdo e imprevisible"

Manuel Lamela comparece en la Asamblea de Madrid
EUROPA PRESS
Actualizado 04/04/2017 13:57:01 CET

MADRID, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid entre 2003 y 2007, Manuel Lamela, ha defendido este martes la construcción durante su mandato de ocho hospitales y su modelo de concesión externalizado porque el modelo de los hospitales tradicionales es "absurdo e imprevisible".

Durante su intervención en la Comisión de Estudio del Endeudamiento y la Gestión Pública de la Comunidad de Madrid, Lamela ha señalado que hace una década era "necesaria" la construcción de hospitales por el aumento de la población y de las necesidades de la región, e incluso ha indicado que si hubiera sido por él hubiera construido más hospitales así.

Además, ha apuntado que fue una oportunidad para que los profesionales sanitarios pudieran progresar porque en los hospitales tradicionales sus carreras "estaban topadas" y con los nuevos podían reubicarse en nuevos puestos y nuevos servicios más modernos.

"Fue una apuesta decidida para empezar un proceso de modernización y renovación del sistema sanitario. Desde las transferencias de las competencias del Ministerio a la Consejería no se había hecho casi nada", ha añadido.

El exmáximo responsable de Sanidad de la Comunidad durante la primera legislatura de Esperanza Aguirre ha manifestado también que el consenso en cuanto a la ubicación de los ocho nuevos hospitales fue "total" y se pactó con los alcaldes de los municipios, tal y como consta en los convenios, algo que se puede comprobar "si no los han tirado". De hecho, ha apuntado que se hicieron estudios técnicos sobre la ubicación.

Manuel Lamela también ha recordado que los ocho hospitales, una promesa electoral de Aguirre, arrancaron en menos de siete meses para ponerlos en concursos. "Nunca se había hecho antes una operación así en España y nunca se hizo otra igual", ha afirmado para esgrimir que, por tanto, "era imprescindible la ayuda externa de planificación, con criterio profesional".

Según el exconsejero, era "imposible" haberlo hecho con el dimensionamiento de los técnicos de la Consejería de Sanidad y eso a pesar de que, tal y como ha destacado, trabajaron 12 horas al día todos los días durante toda la legislatura. Y ha recalcado que también los estudios de viabilidad se sometieron a información pública.

CRÍTICAS AL MODELO TRADICIONAL

Lamela ha aprovechado su intervención para criticar el modelo público de construcción de hospitales porque, según ha indicado, la diferencia entre el coste económico que se previó de estos y lo que luego costó fue "increíble". Además, también ha puesto de ejemplo de tardanza entre la planificación y la construcción el caso del hospital de Fuenlabrada, que según ha dicho, duró nueve años.

Además, ha asegurado que en el modelo tradicional de los hospitales el coste su mantenimiento "no se prevé" y en el caso del modelo de los nuevos sí. "Cuanto cuesta mantener La Paz en unos años no posible saberlo. Dentro de diez años no se preguntará aquí si se les cae el techo de los nuevos hospitales porque tienen que estar igual que cuando se inauguraron, algo que no pasa con los tradicionales", ha manifestado.

El exconsejero también ha calificado de "absurdo" que los servicios no sanitarios de los hospitales los asuma directamente la Administración. "Yo entendí que era absurdo que la Consejería tuviera pinches, jardineros o ascensoristas y entendía que eso estuviera en manos privadas. Y de ahí la decisión que después se tomó. La propuesta que hice fue que los siete hospitales se hicieran con que la gestión sanitaria se residenciara en el Gobierno de Madrid y SERMAS y que la gestión de los servicios no sanitarios se externalizara", ha justificado.

Lamela sostiene que se basó en el modelo concesional del Reino Unido pero teniendo en cuenta que, según ordenaba la Unión Europea, las infraestructuras no computaran en déficit público. "Las ventajas de este modelo eran claras. Se disminuyen los costes de construcción, el retraso solo repercute en el concesionario, porque no cobra hasta que el hospital no está disponible, disminuye los costes de mantenimiento, disminuye los costes de explotación y se garantiza una mejor calidad", ha subrayado.


UN SISTEMA DE PAGO A 30 AÑOS

   El exconsejero ha defendido también la forma de financiación de todo este macroproyecto. El volumen total de inversión fue de 640 millones de euros. Como el presupuesto anual de la Consejería era de 200 millones de euros, ha indicado que era "imposible" llegar a esa cantidad en un solo ejercicio, por lo que idearon un sistema de canon anual de una cantidad proyectada a 30 años para el coste y mantenimiento, algo que "llena de certeza las previsiones de gastos en relación con estas infraestructuras".

   Lamela ha argumentado que el sistema estaba definido "hasta la extenuación". "Más exhaustivo que esto es difícil. No es nada oscuro ni inteligible. La complejidad es escasa. Los hospitales se adjudicaron a propuesta de lo que salieron a las mesas de contratación públicas y ahí estarán los pliegos. Se hizo todo cumpliendo la legalidad vigente. En ámbito de la comunicación se discutió hasta la saciedad, con muchas comparecencias e interpelaciones. Fue transparente", ha reiterado.

   El extitular madrileño de Sanidad ha precisado también que los pliegos sobre la construcción de los hospitales "fueron vistos y trabajados por la Consejería" y con la publicidad y transparencia oportuna. Como ejemplo, ha comentado que a cada hospital concurrieron varias UTEs y que dieron la concesión a la oferta más barata.

   El exconsejero también ha querido aclarar la polémica generada por su posterior dedicación a una empresa privada sanitaria, concretamente en la empresa Assignia entre 2010 y 2013. En este sentido, ha indicado que no vulneró la ley de incompatibilidades porque dicha compañía "no fue concesionaria de ningún hospital y porque pasó más de tres años" desde que dejó el cargo público.

   Por todo ello, el exresponsable sanitario se ha mostrado "orgulloso" de plantificar la construcción de los ocho nuevos hospitales externalizados.

   "Estoy enormemente satisfecho. No tomamos decisiones a la ligera, sino rápidas. Agradezco a todos los que se dejaron la piel. Yo me dejaba lo que podía todos los días. Habré cometido muchos errores pero me siento satisfecho de lo que hice globalmente. Yo tengo la absoluta tranquilidad, en relación con las empresas públicas", ha agregado.

   Por último, Manuel Lamela ha dado las gracias a los diputados por la "oportunidad de explicar muchas lagunas" sobre este tema a pesar de los años pasados tras dejar una Consejería de la que fue "un honor" dirigir. "Todo lo que expliqué en su momento me ratifico", ha concluido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies