Lázaro aclara que la advertencia sobre las consecuencias de la subida de impuestos a las empresas "no es un chantaje"

Acuerdo solución extrajudicial de conflictos
COMUNIDAD DE MADRID
Publicado 11/07/2018 14:15:28CET

MADRID, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente de CEIM y vicepresidente de la CEOE, Juan Pablo Lázaro, ha aclarado este miércoles que la advertencia sobre las consecuencias de la subida de impuestos a las empresas, en lo que respecta al cumplimiento del pacto salarial, "no es un chantaje".

En la rueda de prensa con motivo de la firma del nuevo Acuerdo de solución extrajudicial de conflictos, Lázaro ha afirmado que "no es un chantaje en absoluto" y que la CEOE "no está condicionando un acuerdo que está firmado", el cual contempla incrementos salariales del 2 por ciento más un 1 por ciento variable y elevar el salario mínimo a 14.000 euros al año de forma progresiva hasta 2020.

Lázaro ha defendido que, si la economía crece, un incremento salarial no solo es "necesario" sino también "positivo", pero ha apuntado que "no todos los sectores y todas las empresas van bien", en particular las pymes, por lo que "hay empresas y sectores donde será muy duro aplicarlo".

"Las empresas vamos a cumplir", ha afirmado Lázaro, quien, no obstante, ha recordado que el incremento del salario mínimo a 14.000 euros al año para 2020 es "una recomendación, no una exigencia".

Por su parte, el secretario general de CCOO de Madrid, Jaime Cedrún, ha aseverado que el acuerdo firmado se tiene que cumplir y se tendrá que trasladar a cada convenio. A su juicio, es "positivo" no solo desde el punto de vista de los trabajadores, sino del propio país.

"No se pueden mantener unos salarios tan bajos", ha apostillado, para señalar que en la Comunidad de Madrid más de 600.000 trabajadores cobran menos del Salario Mínimo Interprofesional y la mayoría por debajo de 18.000 euros.

Cedrún ha reconocido que va a haber dificultades en algunos sectores y empresas, pero ha apuntado que "ahí está la negociación colectiva". Además, ha señalado la necesidad de que las empresas "paguen los impuestos que tienen que pagar, ni subir, ni bajar".

En este sentido, el secretario general de UGT de Madrid, Luis Miguel López, ha destacado que las grandes empresas pagan un 7 por ciento de Impuesto de Sociedades, mientras los trabajadores pagan entre un 16 y un 46 de IRPF.

López ha advertido de que, en caso de que no se cumpla el pacto salarial, los sindicatos no van a "estar quietos".

Contador