Lissavetzky aboga por un "gran pacto" de gobernabilidad y propone un pleno extraordinario sobre creación de empleo

Jaime Lissavetzky
EUROPA PRESS
Actualizado 11/06/2011 16:18:41 CET

MADRID, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

El portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Jaime Lissavetzky, ha abogado este sábado en su primera intervención en la Casa de la Villa como concejal por un "gran pacto" de gobernabilidad entre todos los partidos, con independencia de que el PP tenga la mayoría absoluta, y ha adelantado la que será su primera propuesta, un Pleno extraordinario, preferiblemente antes de agosto, sobre creación de empleo.

"Madrid necesita alcanzar consensos entre todos, compromisos compartidos", ha asegurado después de subrayar que el Ayuntamiento no puede quedarse inmóvil y en "un rincón tranquilo" ante el "mayor desafío" que tiene la ciudad, los 228.900 parados. Pensando en ellos ha planteado un Pacto de la Villa, como ya anunciaba en campaña, con la participación de políticos, agentes sociales, vecinos, universidades...

Lissavetzky ha afirmado que este sábado abre "un nuevo tiempo para el Ayuntamiento de Madrid", con la democracia reconvertida en "la gran escuela de la nueva ciudadanía". De ahí, su 'primer objetivo para los próximos cuatro años, "reforzar la participación democrática". Para ello es necesario, como ha insistido, en la potenciación de la igualdad, tanto social como territorialmente y para evitar que ocurran situaciones como la actual, en la que "el 57 por ciento del desempleo se concentra en nueve distritos".

Tampoco se ha olvidado del nuevo Plan Económico y Financiero al que se ve obligado el Ayuntamiento ante el déficit de sus cuentas, un plan que irá en paralelo al de saneamiento a causa del saldo de remanente de Tesorería negativo, que viene sucediéndose "desde el año 2006, cuando nadie hablaba de la crisis". A eso ha sumado que el Banco de España elabora un nuevo informe que sitúa el total de la deuda municipal , a fecha de 30 de marzo, en "500 millones de euros más que la vigente".

De ahí, que otro de los grandes objetivos del PSOE, en boca de Lissavetzky, sea "el saneamiento de la Hacienda municipal, sin rebajar el gasto social". Junto a ello añade una Carta Municipal de Madrid que delimite las competencias de las administraciones, además del desarrollo de todas las posibilidades de la Ley de Capitalidad.

El socialista ha concluido su intervención asegurando a Gallardón que cuenta con la "sincera lealtad institucional" del PSOE "en la defensa común de los intereses de los vecinos". No ha querido concluir sin agradecer la presencia de su secretario general, Tomás Gómez.