Lissavetzky: las ratas son "animales de compañía de los madrileños"

Actualizado 29/09/2014 12:04:15 CET

MADRID, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid, Jaime Lissavetzky, ha manifestado este lunes durante el pleno municipal que las ratas son a día de hoy "animales de compañía de los madrileños", y ha comparado la situación en la capital con la fábula del flautista de Hamelín, al tiempo que ha propuesto un "plan de choque" contra los puntos negros de suciedad y de malos olores en la capital.

   Según Lissavetzky, si hay una tema que concite consenso en la opinión pública es que la capital está "más sucia y más descuidada", algo en lo que están de acuerdo ciudadanos, medios de comunicación, asociaciones de vecinos, empresarios y sindicatos, ha constatado el portavoz socialista, quien ha preguntado a la alcaldesa cuál es su percepción a este respecto y qué va a hacer para mejorarlo.

   La alcaldesa de la capital, Ana Botella, ha dicho que no iba a hablar de percepciones sino de "datos objetivos", al tiempo que ha subrayado que gracias a los contratos integrales "la calidad del servicio se mide y se controla de forma objetiva".

   Así, Botella ha afirmado que sobre la base de los indicadores establecidos la situación es "satisfactoria", aunque ha reconocido que al haber cambiado el modelo de contratación hace falta un "proceso de adaptación".

   En ese sentido, ha dicho que el Ayuntamiento solo se dará por satisfecho cuando se alcancen los niveles máximos de todos los indicadores y "cuando las sanciones sean menores porque el cumplimiento de los indicadores sean mayor".

   Por su parte, Lissavetzky ha insistido en que el 71 por ciento de los madrileños piensa que la suciedad ha aumentado y ha afirmado que la razón fundamental es un modelo de gestión con menos recursos (26 por ciento menos) y que hace pesar más la oferta económica.

   El portavoz socialista ha señalado que con el nuevo modelo de gestión hay menos recursos humanos, con 1.000 trabajadores menos en la calle, que podrían haber ascendido a 1.400 si no hubiera sido por la huelga de limpieza, ha apuntado. Asimismo, ha señalado que el personal se ha reducido un 33 por ciento en verano por las vacaciones, lo que sumado a un ERTE del 12 por ciento se ha traducido en 3.000 trabajadores menos en la calle, por lo que "Madrid ha tenido el verano más sucio".

   Tras calificar de "defectuoso" el control de calidad de la aplicación de los contratos integrales, ha dicho que los ciudadanos no quieren que se sancione si no se barre, si no se baldea o si no se vacían las papeleras, sino que quieren que se barra, que se baldee y que se vacíen las papeleras, en definitiva, que esté Madrid más limpio.

   Por ello, ha propuesto un plan de choque para eliminar los puntos negros de suciedad y de malos olores de la ciudad, con "baldeos integrales" una vez al mes en vías secundarias, una vez a la semana en calles principales, desinfección y desratización. Asimismo, ha pedido a Botella que se plantee cuántas caderas puede salvar mediante la recogida de hojas.

   Un plan de choque sufragado con las multas de las empresas o los superávits, ha precisado Lissavetzky, quien ha instado a Botella "desde el club de los no alcaldables", a que "aproveche al máximo" los ocho meses que tiene y que no siga "austerizando a los madrileños" y limpie la ciudad".

"LLEGUE QUIEN LLEGUE", SE ENCONTRARÁ SERVICIOS SOSTENIBLES

   Botella ha afirmado que "llegue quien llegue" al Ayuntamiento de Madrid "va a encontrarse unos servicios públicos sostenibles" gracias a las políticas aplicadas por el Gobierno municipal, así como que "la ciudad funciona con 500 millones de euros menos y la ciudad funciona", al tiempo que ha acusado a los socialistas de hacer esta campaña criticando la suciedad "todos los veranos".

   Por su parte la concejala de IU Raquel López ha afirmado que el servicio de recogida de basuras que se está prestando "es un absoluto asco" y que "es mentira que se intensifique el control de la calidad", al tiempo que ha acusado al Gobierno municipal de estar "mirando para otro lado mientras las empresas hacen lo que les da la gana". López ha afirmado que Madrid es "una pocilga, un vertedero, un estercolero", mientras que el Ayuntamiento "lo sigue negando".

   También ha acusado al Ayuntamiento de "subastar y regalar" los servicios públicos de los madrileños a "empresas amigas", y de "velar por los intereses" de las empresas y no por los intereses de los trabajadores y de los vecinos, mientras las empresas "hacen caja, maltratan a los trabajadores y tienen la ciudad en unas condiciones lamentables". Según López, "en Madrid ya no se apadrinan árboles sino ratas" y "cuando los vecinos ven a un barrendero se emocionan y le hacen la ola".

   La concejal de IU ha dicho que ellos no quieren un plan de choque sino "remunicipalizar" el servicio. "No queremos un plan de choque, queremos echar a las empresas para que esto sea público y falta poco", ha aseverado.

11.000 INSPECCIONES AL MES

   Por su parte, el delegado de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Diego Sanjuanbenito, ha dicho que la ventaja que tienen los contratos integrales y su manera de control no es tanto económica sino de "eficiencia". Asimismo, ha afirmado que la tendencia de resultados de las concesionarias es de "mejora sostenida desde enero hasta el verano", como demuestran las 11.000 inspecciones municipales al mes.

   Por otro lado, ha acusado a la concejal de IU de hacer acusaciones "muy graves" contra el Ayuntamiento y las empresas y le ha instado a que si tiene constancia de incumplimientos de contratos lo comunique oficialmente. Además, le ha pedido "coherencia", al tiempo que le ha recordado que su formación donde gobierna, como en San Fernando, ha privatizado una plaza.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies