Madrid es la comunidad con menor tasa de mortalidad estándar en 2016, con 710,1 fallecidos por cada 100.000 habitantes

Publicado 21/12/2017 13:25:02CET

MADRID, 21 Dic. (EUROPA PRESS) -

Madrid es la comunidad con la menor tasa de mortalidad estandarizada (que representa la mortalidad de cada comunidad autónoma si todas tuvieran la misma composición por edad), con 710,1 fallecidos por cada 100.000 habitantes en 2016, según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) publicados este jueves.

Las regiones con las tasas estandarizadas más elevadas fueron las ciudades autónomas de Melilla (977,8), Ceuta (977,2) y Andalucía (942,4). Por su parte, las tasas estandarizadas más bajas se dieron, junto a Madrid, en Castilla y León (761,4) y La Rioja (770,8).

Por su parte, las tasas brutas más elevadas de fallecidos por cada 100.000 habitantes en 2016 correspondieron a las comunidades más envejecidas, como el Principado de Asturias (1.273,3), Galicia (1.170,5) y Castilla y León (1.163,5). Por su parte, las más bajas se dieron en las ciudades autónomas de Melilla (573,8) y Ceuta (599,6) y en Illes Baleares (694,4).

DATOS NACIONALES

En cuanto a España, las muertes en España se redujeron un 2,8 por ciento en 2016, 410.611 defunciones, 11.857 menos que en 2015, si bien este descenso ha sido más acusado entre las mujeres (fallecieron 201.618, un 3,7% menos) que entre los hombres (murieron 208.993, un 2% menos),

La tasa bruta de mortalidad se situó en 884 fallecidos por cada 100.000 habitantes, siendo la masculina de 916,4 fallecidos por cada 100.000 hombres y la femenina de 852,7.

En este sentido, los resultados obtenidos por el INE han puesto de manifiesto que el 96,2 por ciento de las defunciones se debieron a causas naturales (enfermedades), falleciendo 394.943 personas por estas causas, un 3,1 por ciento menos que en 2015.

Ahora bien, a pesar de la bajada de mortalidad, el grupo de enfermedades del sistema circulatorio se mantuvo como la primera causa de muerte en 2016 (con un tasa de 257,9 fallecidos por cada 100.000 habitantes), seguida de los tumores (243,1) y de las enfermedades del sistema respiratorio (100,8).

Así, respecto a 2015, los fallecimientos debidos a enfermedades del sistema circulatorio y del sistema respiratorio descendieron un 3,6 por ciento y un 9,7 por ciento, respectivamente.

En cambio, los fallecimientos por tumores aumentaron un 1,4 por ciento, siendo la primera causa de muerte entre los hombres (con una tasa de 300,9 fallecidos por cada 100.000) y la segunda en mujeres (con 187,4).