Madrid Nuevo Norte reduce edificabilidad, concentra oficinas cerca de la estación de Chamartín y crea 10.500 viviendas

Futura prolongación de la Castellana
DISTRITO CASTELLANA NORTE/ EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 17/04/2018 14:07:57CET

MADRID, 17 Abr. (EUROPA PRESS) -

El acuerdo sobre Madrid Nuevo Norte reduce la edificabilidad del ámbito en 708.500 metros cuadrados, la mayoría de las viviendas se ubicarán en la zona norte del planeamiento (7.910) mientras las oficinas a desplegar se concentrarán en el sur aprovechando la cercanías de la estación de Chamartín aunque también habrá 2.600 pisos.

Así lo han indicado el Ayuntamiento de Madrid y el Ministerio de Fomento tras el acuerdo alcanzado también con Distrito Castellana Norte para registrar el documento que da inicio a la tramitación de la reforma urbanística, conocida anteriormente como operación Chamartín, y que retoca el acuerdo marco suscrito el verano del año pasado.

Además, el Consistorio expone que se "perseguirá lograr un proyecto participado", para lo que el Área de Desarrollo Urbano Sostenible ha convocado a la Mesa Social de Chamartín en la que se debatirán y recogerán las propuestas y sugerencias de todos los actores implicados.

En los ajustes del nuevo proyecto se contempla una edificabilidad de más de 2,6 millones de metros cuadrados frente a los casi 3,4 millones que recogía el plan parcial de 2015 y de 167.500 metros cuadrados en relación al marco de consenso presentado en julio de 2017.

El proyecto urbanístico contempla un gran centro de negocios y Madrid Nuevo Norte ofrece la posibilidad de generar "un potente centro de actividad terciaria que incrementará en algo más de un millón de metros cuadrados la oferta de oficinas de máxima calidad" en el CBD (Central Business District).

El proyecto contempla cuatro ámbitos de actuación: Centro de Negocios; Fuencarral-Malmea; Fuencarral-Tres Olivos y Fuencarral-Las Tablas y un área con ordenación a concretar junto a la definición de la futura estación (APR): estación de Chamartín. El Consistorio expone que se excluyen de la ordenación los suelos destinados a sistema general viario y ferroviario "que no son objeto de transformación".

El uso mayoritario al sur de la M-30 será el terciario de oficinas (1.220.000 metros cuadrados), muy vinculado a la propia estación de Chamartín, manteniendo la presencia complementaria de vivienda (260.000 metros cuadrados).

Al norte de la M-30 el uso mayoritario será residencial, 715.030 metros cuadrados en Fuencarral-Malmea y Fuencarral-Tres Olivos (7.150 viviendas) y 75.700 metros cuadrados en la zona de las Tablas (757 viviendas); pero también contará con presencia localizada de actividad económica, 251.225 metros cuadrados en la zona de Fuencarral-Malmea y Tres Olivos y 140.610 metros cuadrados en la zona de Las Tablas.

El nuevo plan propone la construcción de unas 10.510 viviendas (2.600 al sur de la M-30 y 7.910 al norte) frente a las 18.500 viviendas que proponía el plan de 2015 anulado. De ellas, un 20 por ciento serán protegidas (2.100 aproximadamente), frente al 10 por ciento del total que exige la actual Ley del Suelo y que contemplaba el plan de 2015 impulsado por el anterior gobierno municipal.

La cesión de aprovechamiento de los promotores al Ayuntamiento de Madrid se concretará preferentemente en uso residencial de forma que a las 2.100 viviendas protegidas, que se cederán al Ayuntamiento, se le añadirían otras calificadas como libres.

Esto se traduce en que el municipio dispondrá de un "importante parque" para desarrollar políticas públicas de vivienda. La edificabilidad residencial total en el conjunto de los ámbitos sur y norte de la M-30, se situará en 1.050.700 metros cuadrados, insiste el Consistorio.

Al sur de la M-30, se ubicará el centro de negocios en el entorno de la estación de Chamartín y junto al nuevo intercambiador modal de transporte. Se asignan 1.040.000 metros cuadrados edificables, que se ampliarán con otros 180.000 metros cuadrados que se construirán dentro del ámbito de la propia estación.

Para evitar la "especialización funcional", el uso de oficinas estará acompañado de 260.000 metros cuadrados de edificabilidad residencial (unas 2.600 viviendas de las que un 20% serán protegidas).

La edificabilidad lucrativa total al sur de la M-30 se situará entre 1.300.000 metros cuadrados, sin incluir la edificabilidad a desarrollar en el entorno de la estación de Chamartín, y 1.480.000 metros cuadrados incluyéndola.

Por su parte, Fomento detalla que la estación de Chamartín será el "gran centro de conectividad a través de ferrocarril, alta velocidad y aeropuerto". El ámbito de la nueva estación tendrá una superficie de 236.324 metros cuadrados en la que estarán comprendidos el edificio de la estación y cuatro fachadas urbanas, garantizándose viales de acceso para peatones y todos los medios de transporte.

La nueva estación de Chamartín se desarrollará por "fases" para
garantizar los servicios ferroviarios durante las obras. El estudio informativo determinará la configuración de vías y andenes y los accesos, vestíbulos y núcleos de comunicación con los andenes para la posterior redacción, tramitación del proyecto.

En la nueva parcela se ubicarán, además de todos los servicios ferroviarios existentes de Cercanías, media distancia y AVE, los correspondientes a las nuevas líneas de Alta Velocidad.

Por otro lado, un estudio de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y difundido en su día por Distrito Castellana Norte recogía que el proyecto urbanístico generaría más de 200.000 puestos de trabajo y supondría una inversión de 6.000 millones de euros.