Madrid tendrá un Observatorio de la Ciudad con ciudadanos elegidos aleatoriamente y que tendrán mandato de un año

Pablo Soto, Inés Sabanés y Nacho Murgui
EUROPA PRESS
Actualizado 11/07/2018 20:06:31 CET

Cada trimestre analizará la propuesta más votada en Decide Madrid. La podrían rechazar, impulsarla para que la vote la ciudadanía o enmendarla

MADRID, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

Madrid contará con un reconvertido Observatorio de la Ciudad, formado ya no por concejales sino por ciudadanos elegidos aleatoriamente y que tendrán mandato de un año. Cada trimestre analizarán la propuesta más votada en Decide Madrid. La podrían rechazar, impulsarla para que la vote la ciudadanía o enmendarla.

   Forman parte de los cinco compromisos del Plan de Gobierno Abierto, presentados este miércoles por el delegado de Participación Ciudadana y Transparencia, Pablo Soto. El plazo para poner en marcha estos compromisos es de dos años.

   El Observatorio de la Ciudad será un espacio de carácter permanente e independiente en su actuación y funcionamiento, que tendrá funciones como observar y analizar la actuación municipal para proponer áreas de mejora; analizar las propuestas ciudadanas más apoyadas para mejorarlas y llevarlas a votación o incorporar la voz de la ciudadanía para establecer las prioridades de la política municipal.

   Sus miembros serán ciudadanos elegidos aleatoriamente y supondrán una muestra demográficamente representativa de la población de Madrid.

   La novedad es que este órgano será estable y cada año se hará un sorteo para un mandato vecinal de un año. Cada trimestre analizará la propuesta más votada en Decide Madrid, de modo que serán los ciudadanos los que marquen la agenda política. La podrían rechazar, impulsarla para que la vote la ciudadanía o enmendarla.

   Pablo Soto ha anunciado que se pagarán unas "pequeñas dietas" para cubrir los gastos que se ocasionen a los participantes en esos días al  año, algunos sábados, por ejemplo.

   El sorteo de ciudadanos elegidos aleatoriamente ha existido "desde el nacimiento de la democracia", ha indicado Soto. Esta metodología ha tenido resurgir desde los años 70 y 80 en Alemania y Estados Unidos con una selección aleatoria con muestreo estadístico "muy representativo". En el Observatorio los ciudadanos elegidos tendrían acceso a expertos y tiempo para poder llegar a un acuerdo lo más consensuado posible.

   Este tipo de modelos se han planteado, por ejemplo, en Australia, con su problema de acumulación de residuos nucleares. El Gobierno eligió a un grupo de ciudadanos por sorteo que, con defensores de distintos puntos de vista y expertos, consiguieron llegar a un consenso. También en Canadá se empleó para modificar la ley electoral. Otro caso es el de las irlandesas e irlandeses que votaron en el referéndum para legalizar el aborto después de pasar la idea por este consejo ciudadano.

Contador