Magistrados y fiscales de Madrid paran de forma simbólica para reclamar amparo ante los ataques a su independencia

Magistrados y fiscales de la Audiencia de Madrid
EUROPA PRESS
Publicado 05/04/2018 14:11:17CET

MADRID, 5 Abr. (EUROPA PRESS) -

Magistrados y fiscales de la Audiencia Provincial de Madrid han secundado este jueves de forma simbólica el paro convocado por las cuatro asociaciones judiciales para reclamar al Poder Judicial amparo ante los ataques a su independencia, entre otras exigencias.

Jueces y fiscales de toda España han iniciado así el calendario de protestas organizado por las asociaciones de jueces, a las que se suman las de fiscales.

A partir de ahora habrá paros parciales todos los jueves. El próximo 14 de abril, está prevista una gran manifestación en la capital. Si no se obtiene respuesta, los jueces españoles irán a una huelga el 22 de mayo.

Celso Rodríguez, magistrado de la Sección 23, ha sido en el caso de la Audiencia de Madrid el encargado de dar lectura del manifiesto acordado en la convocatoria.

Durante el parón de su actividad, cerca de 76 miembros de la Judicatura adscritos a esta sede judicial se han sumado a la protesta para visibilizar su malestar ante la actual situación de la Administración de Justicia española. Algunos de ellos han hecho receso en los juicios que se estaban celebrando para poder asistir al acto simbólico a las puertas de las dependencias judiciales de la calle Santiago de Compostela.

Se han sumado a las concentraciones efectuadas en todos los juzgados de España con el fin de reivindicar mejoras en la Administración de Justicia.

En el texto, piden a las Cortes Generales, al Gobierno y al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que con "urgencia" se acuerden medidas para reforzar la independencia judicial; modernizar la Administración de Justicia; racionalizar la planta judicial y mejorar las condiciones profesionales, entre otras cosas.

En el comunicado, también se pide la recuperación de los permisos y medidas de conciliación de la carrera judicial y fiscal, o un plan de inversión para convocar al menos 300 plazas con el fin de incrementar la planta judicial y fiscal y poder equipararla a la media europea.

También, piden la convocatoria "inmediata y formal" de la Mesa de Retribuciones con el objetivo de recuperar el nivel salarial perdido en 2010 y adecuar la retribución a la responsabilidad inherente a la función.