Un total de 4.200 marquesinas de autobús interurbano tienen aceras acondicionadas para personas con discapacidad

Marquesina adaptada para personas de movilidad reducida
COMUNIDAD DE MADRID
Actualizado 20/08/2018 14:03:54 CET

MADRID, 20 Ago. (EUROPA PRESS) -

Más de 7.000 paradas de autobuses interurbanos de la región ya tienen marquesinas adaptadas para mejorar la accesibilidad y facilitar el acceso a las personas con discapacidad, ya que 2.800 disponen de suelos de color amarillo con botones y pavimento diferenciado y 4.200 han acondicionado sus aceras.

Según ha informado la Comunidad de Madrid en un comunicado, el viceconsejero de Transportes, Vivienda e Infraestructuras, Antonio López Porto, ha visitado este lunes una de las marquesinas adaptadas instalada en el municipio de La Cabrera.

Estas mejoras, que se desarrollan desde el Consorcio Regional de Transportes de la Comunidad de Madrid (CRTM) en colaboración con los ayuntamientos de la región y tienen en cuenta características de las paradas como su ubicación o grado de demanda, incluyen la instalación de pavimentos podotáctiles en el entorno de las mismas.

Estos suelos de color amarillo con botones y pavimento diferenciado de acanaladura facilitan el acceso a las personas con discapacidad y ya están instalados en más de 2.800 paradas de autobús de la región.

Otra de las medidas impulsadas desde el Gobierno regional es el acondicionamiento de los avances de acera, que permiten un acceso cómodo y seguro a todos los usuarios al retirar el estacionamiento de vehículos y ampliar la superficie peatonal junto a la parada, evitando que los coches privados obstaculicen la utilización de la misma. Estos avances de acera ya están presentes en más de 4.200 paradas.

Además, para mejorar la información que se ofrece al usuario se están instalando pantallas que informan en tiempo real a los viajeros de la llegada de los autobuses a la parada en la que se encuentran, una información que se reproduce también verbalmente al apretar un botón situado en la marquesina.

De hecho, el Ejecutivo madrileño asegura que solo este año se van a instalar 54 de estos dispositivos, que se ubicado en las paradas que concentran la mayor demanda de viajeros.

"Nuestro objetivo es seguir avanzando hacia la accesibilidad universal y facilitar cada vez más la utilización del transporte público a todos los usuarios, tanto a personas con discapacidad como a aquellas que por cualquier circunstancia tengan limitada temporalmente su movilidad o viajen con carritos de bebé u otros elementos", ha señalado el viceconsejero, que al mismo tiempo ha agradecido a los ayuntamientos de la región su colaboración en el desarrollo de estas actuaciones.