Mayer dice que entrar en si eres "feminista pragmática a la japonesa o ideológica" es caer "en el juego del patriarcado"

Purificación Causapié
PSOE
Publicado 05/03/2018 19:35:49CET

MADRID, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

La delegada de Políticas de Género y Diversidad, Celia Mayer, ha defendido, con la vista puesta en las concejalas de PP y Cs, que entrar en "trampantojos" como debatir si se es "feminista pragmática a la japonesa o ideológica" o si un manifiesto habla o no de capitalismo y comunismo es caer "en el juego del patriarcado".

Mayer ha contestado así este lunes en la mesa convocada por el Consejo de las Mujeres de Madrid a la edil de Cs Sofía Miranda, que ha declarado que ella no es "ni anticapitalista ni comunista" y por eso no secundará la huelga. Ha declarado que "el feminismo no es una ideología" y que se siente más identificada con "la lucha feminista más pragmática que ideológica".

Celia Mayer, como todas las concejalas de Ahora Madrid, se sumará a la huelga feminista laboral, estudiantil, de cuidados y de consumo. La ha definido como una huelga "atípica, nueva, rara", que propone "reinventar todo".

La delegada ha aclarado a algunas voces discordantes con la huelga feminista que no es sólo laboral, porque no todas trabajan, sino que va a más con una huelga de cuidados, por eso se invita a las mujeres a colgar los delantales de sus balcones. "Todas sufrimos las mismas violencias machistas y no es sólo una huelga laboral. Por eso nos apela a todas", ha argumentado, que ha hecho un llamamiento a la sororidad.

"La huelga hace un desafío a la sociedad, hace preguntas. Es una conquista histórica porque nunca antes se había hablado tanto de los cuidados", ha sostenido la delegada, que ha preguntado a Cs y PP cómo se puede abordar una transformación de la sociedad como plantea el feminismo sin hablar de economía.

También ha tenido réplica para la concejala del PP Beatriz Elorriaga, que ha declarado que no secundará la huelga porque cree que el manifiesto pretende "romper el modelo de vida occidental". "Eso hace un juicio de valor dañino, parte de un prejuicio. Hay que cambiar el orden, reorganizar los cuidados y no se puede negar la desigualdad, no se puede mirar a otro lado, decir que la brecha salarial no es competencia de las instituciones o negar que existe", ha contestado la delegada.

"El feminismo nunca ha tenido tanta capacidad de cambiarlo todo. El feminismo puede modificar nuestras vidas, el modo en el que se concibe la política, la economía, el poder y las relaciones", ha defendido la edil, que ha puesto sobre la mesa la situación de las mujeres en política, como ha señalado la socialista Purificación Causapié, porque ellas también son juzgadas.

"Estamos acostumbradas a la interrupciones, a que pregunten a nuestros compañeros, que nos pregunten por nuestros hijos, que nos juzguen por cuestiones estéticas. Ninguna estamos exentas de la discriminación patriarcal", ha remarcado.