Los médicos de atención primaria vuelven mañana a la huelga tras fracasar las negociaciones con Sanidad

Actualizado 09/04/2008 18:03:11 CET

MADRID, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Federación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (FEMYTS) ha vuelto a convocar de nuevo a la huelga a los 4.000 facultativos de Atención Primaria y Emergencias de la región, tras fracasar el inicio de negociaciones con la Consejería de Sanidad.

Así, mañana se volverá a vivir una jornada de paros entre médicos de familia, pediatras y médicos de urgencias, después de que más del 85% de los trabajadores, según el sindicato, y entorno al 25%, según la Consejería, ya secundaran los paros parciales y totales ya celebrados los días 25 y 27 de marzo y 31 y 1 de abril, respectivamente.

Ante la posibilidad de encontrar una solución, FEMYTS suspendió de las huelgas previstas para los pasados 3, 4, 7 y 8 de abril, en señal de "buena voluntad" para sentarse a la mesa de negociaciones. Sin embrago, una vez fracasado el diálogo, FEMYTS vuelve con paros en el servicio para mañana, pero también los próximos días 21, 22, 24 y 25, con el fin de reivindicar la "dignidad" del área en la que trabajan.

La Federación afirma que mantiene los paros ante "la negativa de la Consejería de Sanidad a escuchar a los profesionales y aceptar las soluciones que estos proponen para resolver la grave crisis" de la Atención Primaria madrileña.

Los médicos se concentrarán, asimismo, finalmente a las 17.00 horas, ya que la Comunidad "ha denegado la concentración por la mañana al coincidir con otra manifestación de los vecinos de Orcasitas", explicó la presidenta del área de Atención Primaria de FEMYTS, Ana Giménez a Europa Press.

"La cerrazón de la Consejería nos lleva a un conflicto que presumiblemente será de larga duración", señaló Giménez, quien añadió que los médicos piden a los pacientes que apoyen sus reivindicaciones "aunque estas huelgas les resulten molestas". "Nuestras reivindicaciones no plantean ninguna subida salarial, aunque sí tienen un coste económico", matizó.

En este sentido, Giménez indicó que a pesar de que han manifestado denuncias y propuestas de mejora de la calidad asistencial, la Consejería de Sanidad "no parece tener sensibilidad".

"No se ha producido ningún avance digno de tal nombre y FEMYTS, lamentando que el conflicto es el único lenguaje que entiende la Consejería para sentarse a negociar, ha planteado un nuevo calendario de movilizaciones", apuntó Giménez, quien subrayó que las huelgas "no persiguen ninguna subida salarial".

De esta manera, señaló que lo que se pide son "mejoras organizativas, que si existe una vacante se contrate a un médico para que la cubra y que, si por escasez de médicos en el mercado laboral no es posible coyunturalmente cubrir esa plaza, se pague el trabajo añadido a los médicos que asumen la atención a los pacientes correspondientes a la plaza de médico vacante".