Metro desmonta pieza por pieza el tren averiado en la línea 7 para averiguar las causas del descarrilamiento

Actualizado 19/03/2007 20:51:31 CET

MADRID, 19 Mar. (EUROPA PRESS) -

Metro de Madrid continúa desmontando pieza por pieza el tren averiado en la línea 7 el pasado viernes para averiguar las causas del descarrilamiento, según informaron a Europa Press fuentes del suburbano.

Así, estas mismas fuentes aseguraron que están trabajando intensamente desde hace cuatro días para esclarecer los motivos que provocaron la avería en el tren de la serie 9000, un vehículo totalmente nuevo que entró en servicio el 22 de septiembre del año pasado y que había sido revisado el pasado 7 de marzo.

Por su parte, el responsable de Metro de CC.OO de Madrid, Ignacio Rivas, informó que el tren averiado de la red de Metro continúa precintado y bajo vigilancia del personal de seguridad del suburbano.

En declaraciones a Europa Press, Rivas dijo que "parece ser que Metro no sabe muy bien a qué atribuir el descarrilamiento". "Es difícil de explicar cómo un tren que circula en línea recta acaba descarrilando, cuando no hay ninguna curva ni nada que pueda producirlo. Es una cosa muy extraña", afirmó.

Rivas explicó que fue precintado el sábado, una vez que la Policía Científica realizó varias inspecciones en el coche y la consejera de Transportes e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid, Elvira Rodríguez, visitara el lugar y recabara información sobre las posibles causas del descarrilamiento.

SINDICATO DE CONDUCTORES

Mientras, el portavoz del Sindicato de Conductores de Metro y delegado de prevención, Francisco Rubio Bermejo, aclaró hoy que "se están investigando" las causas sobre la avería registrada en la tarde del viernes en la Línea 7 de Metro y descartó que se produjera "por falta de mantenimiento".

Rubio explicó, en declaraciones a Europa Press, que "la unidad que descarriló llevaba circulando escasamente ocho meses por lo no podemos decir que se deba a una falta de mantenimiento".

De este modo, afirmó que hasta que no se tenga "el informe de explotación no sabremos exactamente qué es lo que pasó", y agregó que "esta avería entra dentro de lo normal". Así, Rubio indicó que él estuvo el pasado viernes en el lugar del incidente y no vio "nada raro". "Si viéramos algo grave seríamos los primeros en decirlo", aclaró.

De cualquier modo, Rubio confirmó que, dejando a un lado esta avería, que "si el mantenimiento de los trenes de metro se hiciera con la periodicidad necesaria, no habría tantas averías como hasta ahora se están produciendo".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies