Metro sustituye los primeros apagachispas con amianto y casi 400 exámenes médicos descartan enfermedad en la plantilla

Cocheras de Metro de Cuatro Caminos
METRO DE MADRID - Archivo
Publicado 13/05/2018 9:55:35CET

MADRID, 13 May. (EUROPA PRESS) -

Metro de Madrid ya ha sustituido cinco de los seis dispositivos conocidos como apagachispas que contenían amianto y los reconocimientos médicos realizados a 391 trabajadores, de los 470 contemplados, han dado negativo en la presencia de microfibras de este material, considerado potencialmente cancerígeno.

Así lo han indicado fuentes de la compañía a Europa Press en relación a las gestiones que está realizando Metro ante la presencia de amianto en sus instalaciones. El suburbano ha configurado un plan de desamiantado con una inversión de 140 millones de euros y que contempla su retirada en estaciones y en vehículos.

Hasta el momento, se han sustituido cinco de los seis apagachispas de los disyuntores que contenían amianto, labor que ha realizado una empresa certificada para poder manipular este material. Falta sustutuir un sexto cuya retirada se llevará a cabo en próximos días. Por otro lado, en el resto de coches que contienen ese elemento se sustituirán también progresivamente.

Respecto a los reconocimientos encargados por la compañía para 470 trabajadores, hasta la fecha se han realizado un total de 391 exámenes médicos y todos ellos han dado negativo en cuando posible presencia de microfibras de amianto.

Un total de tres trabajadores de mantenimiento (dos de material móvil y uno de escaleras) que se incorporaron a la compañía a finales de los 70 y en la década de los 80 han obtenido el reconocimiento de enfermedad profesional por exposición a fibras de amianto durante su actividad laboral.

Respecto al plan de desamiantado, actualmente la compañía está trabajando en la elaboración de los contratos para retirar todos los elementos que contienen amianto para que se cumplan los plazos acordados para retirarlos en toda la red de Metro. La previsión es que el material móvil esté libre de amianto antes de que acabe el año 2019.

La siguiente actuación prevista será el desamiantado de los cofres de contactores en los coches que lo contienen. La inversión del plan para la retirada de los elementos con amianto en los trenes está cuantificada en cinco millones de euros.

Por otro lado, se han realizado mediciones ambientales en diversos puntos de los trenes (incluidas las cabinas de conducción) y todas ellas han dado negativas. De este modo, según explican desde Metro, se "constata que no hay riesgo de exposición a las fibras de amianto por parte de viajeros ni trabajadores".

El plan elaborado contempla que Metro de Madrid retirará el amianto presente en un total de 53 estaciones de su red en tres fases que abarcarán hasta el año 2025. Así, en el marco de las obras de la estación de Sevilla, aprovechando las obras de remodelación que ya han comenzado, también se eliminará el amianto presente en la bóveda de la estación, algo que también se irá haciendo en el resto de estaciones en los que se ha detectado este material.

La polémica sobre la presencia del amianto en Metro ha provocado la creación de una comisión de investigación sobre la presencia de este material en el suburbano y que ha arrancado este viernes, con la comparecencia de uno de los empleados afectados por asbestosis tras estar expuesto a microfibras durante su labor de mantenimiento de escaleras.

Este empleado aseguró en su intervención que no recibió formación específica ni información sobre los riesgos que entrañaba para la salud manipular este mineral, para tildar de negligente la actitud de la compañía.

A su vez, el que fuera director de Ingeniería, Mantenimiento e I+D de Material Móvil de Metro en 2003, Francisco Javier González Fernández, aseguró también en la Asamblea que en 1992 ya tuvo conocimiento de que el amianto era nocivo para la salud si se "disgregaba", por lo que se sustituyeron las zapatas de los frenos de vehículos que contenían ese material por otro sintético.

Contador