La Mezquita de la M-30 programa conferencias y acogerá a más de 300 personas para romper el ayuno del Ramadán

 

La Mezquita de la M-30 programa conferencias y acogerá a más de 300 personas para romper el ayuno del Ramadán

Actualizado 21/08/2009 15:56:39 CET

MADRID, 21 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Centro Cultural Islámico de Madrid, más conocido como la Mezquita de la M-30, acogerá durante el mes de ramadán a más de 300 personas para romper el ayuno entre semana y cerca de 500 durante los fines de semana, informó hoy a Europa Press el director de Asuntos Culturales del Centro, Saif Ben.

Además después de cada una de las oraciones del día, salvo la última que se celebrará antes, tiene programas charlas con especialistas y académicos. Durante los fines de semana las actividades culturales se completan con conferencias de profesores. "Todas las mezquitas del mundo celebran una oración nocturna especial, de una hora durante el mes. A partir de los recursos y la gente que acuda a los centros, se invita a personas ilustres para que hablen a la comunidad", manifestó Ben.

"A la puesta del sol y antes de la oración, a las 21.00 horas se celebra una comida en comunidad para todos los que acuden al centro sean musulmanes o no, y que quieran celebrar esta fiesta", anunció el director de Asuntos Culturales, y señaló que, "la gente que vive sola y necesita de la comunidad, acude a la mezquita para evitar la tristeza y soledad en estos momentos de celebración".

El ayuno se rompe con la ingestión de dátiles, agua y leche, debido a que "la tradición profética afirma que el Profeta lo rompía de esta manera", informó Saif Ben. Después se celebra una oración de 4 ó 5 minutos "para que el cuerpo y la sangre pueda absorber la glucosa y la energía de los dátiles". La comida que se prepara después depende de las tradiciones, la estación del año y los países en los que se sigue el ramadán.

UN RETO PARA EL CUERPO

"El ayuno es más duro en los meses estivales por el calor y la duración de los días, pero sólo son los primeros días hasta que el cuerpo se acostumbra. El cuerpo es una máquina que se pone a prueba y sorprende su reacción", dijo el director de Asuntos Culturales y señaló que pasados esos días "el cuerpo está más ligero, sano y libre de tóxicos".

Los niños no están obligados a cumplir el ayuno pero dentro de las familias musulmanas "los niños imitan a los mayores e intentan hacerlo desde muy pronto por lo que las familias a modo de juego sólo les dejan ayunar durante media jornada o unas horas". Cuando llega el momento de ayunar "el periodo de prueba ha pasado y están preparados", afirmó Ben.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies