La mujer del asesinado en Chamberí, en el juicio: "No le respondo porque sus clientes son los asesinos de mi marido"

Familiares del asesinado en abril enChamberí
EUROPA PRESS
Publicado 14/06/2018 14:48:57CET

Asegura que se mudaron a Gerona para curar a su esposo de su adicción a las drogas y no para huir tars el crimen de su padre en 2015

MADRID, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

La mujer de Luis R.D., asesinado a tiros el pasado abril a la puertas del despacho de su abogado tres días antes del juicio en el que iba a ser juzgado, se ha negado en el juicio a responder a las preguntas de la letrada que ejerce la acusación particular al ser sus clientes "los asesinos de su marido".

La Audiencia Provincial de Madrid juzga el homicidio de Juan F., de 64 años. Están procesados su hija Yolanda F., y los suegros de ella, Rafael y María Yolanda. Los tres han negado haber participado en el crimen que se produjo el 29 de septiembre de 2015 en un polígono de Arroyomolinos.

Según el fiscal y la abogada de la acusación particular, el asesinato se habría desencadenado después de que Yolanda le dijera a su marido, Luis R., que su padre Juan le había reprochado que mientras éste estaba en la cárcel ella le hubiera sido infiel.

Luis R. fue asesinado a tiros en abril en el madrileño distrito de Moncloa. Sus autores están en busca y captura. Su mujer, Yolanda, ha dicho hoy en el juicio que serían sus hermanos --que ejercen la acusación particular en este caso-- los responsables de este segundo crimen.

Durante la vista oral de hoy, Rafael ha afirmado que no ha tenido enfrentamientos ni enemistad con la familia de su nuera y que ésta no se llevaba mal con su padre. "Ni en ningún momento ni mi hijo ni yo nos pusimos de acuerdo para matar a nadie", ha afirmado en varias ocasiones.

DETENIDOS EN SAN FELIÚ DE GIXOLS

Los acusados fueron detenidos meses después del crimen de Juan en la localidad gerundense de San Feliú de Gixols, encontrándoles en el domicilio dos armas de fuego. Rafael ha explicado que no le mató porque ese día, el 29 de septiembre de 2015, se encontraba con su hijo Luis en ese municipio catalán. Se había ido con él, con su mujer y con su nuera Yolanda un día antes, aprovecharon un permiso penitenciaro de Luis.

Según ha explicado, habría aprovechado este permiso para fugarse de la cárcel --le faltaba por cumplir varios meses más de pena-- para "recuperar a su hijo", que estaba "muy afectado, drogado, todo empastillado, llorando, diciendo que no quería volver a la prisión".

El procesado ha explicado que planificó con su mujer y su nuera huir a Sant Feliú meses antes, alquilando una habitación allí para alejarse de Madrid por la supuesta drogadición de su hijo.

Respecto a las armas halladas en la casas, Rafael ha explicado que las compró en las Ramblas "por 400 ó 500 euros" de Barcelona para "autodefensa" porque el barrio en el que vivían era "muy conflictivo".

"Nunca he utilizado armas de fuego no tengo licencia. No soy un asesino. Era la primera vez que tenía un arma de fuego. Somos totalmente inocentes y esto es una pesadilla", ha expuesto.

Por su parte, la mujer del asesinado en Chamberí no ha querido responder a las preguntas de la acusación particular al afirmar que sus clientes mataron a su marido.

En el interrogatorio de su abogado, ha afirmado que tenía "una relación normal con su padre", manifestando que jamás le puso ninguna denuncia. Y ha afirmado que nunca le fue infiel a su marido.

"No fui al entierro de mi padre. Me llamó mi hermana, me lo dijo, que quedé en shock. Mi hermana Encarnación y Julia me dijo que no fueara al funeral por si podía pasar algo más a otras miembros", ha explicado. Además, ha señalado que sacaron a su esposo de la cárcel para que se recuperase de las drogas.

Su suegra ha señalado a continuación que tenía una relación cordial con su consuegro, insistiendo en que no había ningún tipo de enfrentamiento. "Cuidé a mi hijo de la droga y ahora me lo han matado", ha asegurado entre lágrimas.