Las mujeres arrastran brecha de género en el empleo a las pensiones: reciben un 36,84% menos de cuantía que los hombres

Brecha salarial en el empleo
CCOO
Publicado 07/03/2018 10:49:29CET

MADRID, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las mujeres en España arrastran la brecha de género en el empleo a las pensiones, lo que se traduce en que la cuantía de su pensión media es un 36,84 por ciento inferior a la de los hombres, según se desprende del estudio 'La brecha de género en el sistema de protección social' realizado por CCOO.

Dicho estudio ha sido presentado este miércoles en la sede del sindicato en Madrid por el secretario general, Unai Sordo, la secretaria de Mujeres e Igualdad, Elena Blasco, y el secretario de Políticas Públicas y Protección Social del sindicato, Carlos Bravo.

Al comienzo, Blasco ha resaltado que el informe pone de manifiesto como "la multifacetica discriminación" que sufren las mujeres en el ámbito laboral "va a afectar no solamente al presente de su actividad sino que trasciende mucho más allá e incide directamente en el derecho que puedan percibir las mujeres para las prestaciones tanto contributivas como asistenciales más allá de la vida laboral activa".

Así, tal y como recoge el estudio, "la brecha de género que las mujeres sufren en las prestaciones de Seguridad Social tiene su origen en las desigualdades que sufren en el mercado de trabajo". En cuanto a la brecha en el desempleo, la tasa media de cobertura frente al desempleo en 2017 ha sido del 56,2 por ciento para el conjunto de trabajadores, sin embargo la tasa de cobertura de las mujeres es 10 puntos porcentuales inferiores a la de las hombres.

En este sentido, la calidad de las prestaciones en la crisis también se ha deteriorado a lo largo de la crisis. "El 41 por ciento de los hombres con prestaciones son beneficiarios de prestaciones son beneficiarios de prestaciones contributivas", recoge el estudio, que a continuación incide en que "el mayor volumen de perceptores de prestaciones asistenciales de desempleo corresponde a las mujeres (54 por ciento) frente al 46 por ciento de los hombres".

BENEFICIARIAS DE UN TERCERO

Por otro lado, según ha puesto de manifiesto el secretario de Políticas Públicas y Protección Social del sindicato en cuanto a la brecha salarial de género en pensiones, esta se establece principalmente en que la mayoría de las mujeres que disfrutan de una pensión lo hacen como "beneficiarias de un tercero, tradicionalmente su marido". Y es que, según pone de manifiesto CCOO "aún son minoría las que tienen reconocida una pensión propia derivada de su carrera profesional".

Así, pese a que las constituyen la mitad de las personas titulares de las más de 9,5 millones de pensiones reconocidas por la Seguridad Social, dentro de este porcentaje global más de la mitad lo son de prestaciones derivadas de muerte y supervivencia. El estudio recoge que "solo el 33,37 por ciento de las pensiones de jubilación actualmente en vigor tienen a una mujer como titular".

Esto demuestra que "las mujeres arrastran una brecha de género desde el empleo que tiene también un impacto directo sobre las cuantías de sus pensiones". La pensión media percibida por mujeres (725,02 euros/mes) es un 36,84 por ciento inferior a la que perciben los hombres, y solo son más altas en el caso de las pensiones de viudedad.

Sin embargo, el sindicato ha reconocido que la brecha de género en pensiones ha comenzado a registrar ya algunos cambios en las nuevas pensionistas que hoy se incorporan al sistema, por el incremento de la presencia de las mujeres en el empleo o por el "impacto directo" de algunas medidas como las bajas por maternidad que contemplen o la interrupción de vida laboral por cuidado de familias.

Esto se demuestra, como se desprende del estudio, en el "paulatino incremento de la participación de las mujeres en el total de las pensiones reconocidas cada año". Se sitúan cerca del 40 por ciento habiendo crecido casi cinco puntos porcentuales entre 2013 y 2017. Como también sucede con las cuantías. Pero, CCOO ha incido en que se trata de una reducción "aún tímida y claramente insuficiente".

PROPUESTAS CONCRETAS

Ante este panorama, Sordo ha resaltado que pretenden dar "un impulso a las políticas de protección social y corregir así las brechas salariales". Para ello, proponen impulsar el diálogo social y la negociación colectiva, incrementar las políticas de activas de empleo o exigir planes de igualdad en todas las empresas obligadas por ley a establecer la obligatoriedad de negociar planes de igualdad en empresas de menos de 250 trabajadores e introducir medidas de acción positiva.

Asimismo, tienen en mente encomendar al Pacto de Toledo un estudio cuantificado las desigualdades y discriminaciones de género en el sistema de protección social así como medidas adicionales, incrementar los recursos técnicos y humanos de la Inspección de Trabajo o fortalecer la negociación colectiva.