El municipio cuenta con 4 médicos de familia para suplir la falta de pediatras, según el Gobierno local

 

El municipio cuenta con 4 médicos de familia para suplir la falta de pediatras, según el Gobierno local

Actualizado 17/06/2010 12:05:29 CET

MORALEJA, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

El municipio de Moraleja de Enmedio cuenta actualmente con cuatro médicos de familia cualificados para "atender a los niños" de la localidad y paliar la carencia de pediatras disponibles, según informó hoy el Gobierno local.

Fuentes municipales remitieron a las declaraciones del consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández Lasquetty, quien aseguró, en el Pleno de la Asamblea de Madrid del pasado jueves, que esta dotación de facultativos permite que los niños entren "en las listas de espera de los adultos" del centro, donde "no existe ningún tipo de demora" en la adjudicación de cita previa a los pacientes.

En la convocatoria plenaria, Lasquetty aseguró, además, que "el consultorio local de Moraleja está adscrito al centro de salud de Humanes, que está a tres kilómetros de distancia, y donde prestan sus servicios tres pediatras en su plantilla".

Con estas declaraciones, el Gobierno municipal consideró "zanjada la polémica" suscitada por el diputado socialista Francisco Hernández Ballesteros en la última sesión del Pleno de la Asamblea, al reclamar pediatras para el consultorio local moralejeño.

Por su lado, la concejalía de Sanidad del Consistorio defendió que los cuatro médicos "tienen la formación suficiente y necesaria para poder atender a los niños correctamente", y subrayó que "nunca se ha producido ningún caso que nos haga pensar que contar con un pediatra pueda ser algo indispensable, puesto que los niños de la localidad -concluyó- siempre han estado en las mejores manos".

En su día, la concejalía de Sanidad y la Directora del Área Sanitaria 9, Carmen Ferrer, se reunieron con los vecinos para ofrecerles una explicación del por qué no se contaba con los servicios de un pediatra en Moraleja de Enmedio.

La razón de más peso -según el Ejecutivo municipal- fue que "no se llegaba a la ratio necesaria de niños empadronados en el municipio para que considerara la incorporación de un profesional de esta especialidad como obligada".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies