Municipios de izquierdas se muestran en "pie de guerra" contra el decreto regional de mínimos en Educación Infantil

 

Municipios de izquierdas se muestran en "pie de guerra" contra el decreto regional de mínimos en Educación Infantil

Actualizado 11/03/2008 15:23:38 CET

Temen que la modificación de los requisitos para abrir nuevos centros esconda la privatización

MADRID, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

Municipios madrileños como Fuenlabrada, Leganés, Getafe y Parla, gobernados por el PSOE, o Rivas Vaciamadrid, en manos de IU, se mostraron hoy "en pie de guerra" y en contra del borrador del nuevo decreto de mínimos en Educación Infantil elaborado por la Comunidad de Madrid para el próximo curso porque, a su juicio, supone un "ataque frontal" a la calidad de la enseñanza y tiene como único propósito privatizar la Educación Infantil.

Según estos pueblos, el decreto de mínimos elaborado por la Comunidad de Madrid para los centros educativos de infantil de primer ciclo (de 0 a 3 años) reduce el espacio destinado a los niños, aumenta el número de alumnos por clase, permite la existencia de escuelas infantiles sin patio, rebaja las exigencias de titulación de los educadores y reduce el número de profesionales de apoyo.

El concejal de Educación del Ayuntamiento de Leganés, Alarico Rubio, catalogó hoy como "atentado a los niños" y "aberración" el decreto de mínimos y criticó al Gobierno regional por querer hacer de las escuelas infantiles "unas 'guarderías' para 'guardar' niños".

El edil informó a Europa Press que el Pleno municipal aprobará esta tarde con los votos de PSOE e IU una moción contra el decreto para pedir que la Comunidad "lo retire porque es vergonzoso" e incidió en que algunos de los puntos que recoge el modelo, como la "escasa" titulación que se requiere a los profesionales de este tramo educativo, "van en contra de la calidad de la enseñanza pública".

Por su parte, la responsable de Educación de Fuenlabrada, Carmen Bonilla, aseguró que el nuevo decreto de mínimos supone "un deterioro de la educación infantil" y "esconde la intención de la Comunidad de Madrid de privatizar de esta etapa".

Bonilla indicó que, a pesar de que el PP ha pregonado que la etapa a la que afectaría este decreto, de 0 a 3 años, "es meramente asistencial", se trata de un momento "muy importante" para los más pequeños y es conveniente que se mantenga el papel de la escuela pública.

La concejala de Educación aseguró que ya hay indicios de que la privatización "está ocurriendo", lo que supone algo "muy grave" porque "encarecerá las plazas, aumentarán los costes en las familias, y las Administraciones Públicas acabarán perdiendo el control".

Además, aseguró que las familias quieren que sus hijos estén escolarizados en un Centro Público, "cerca de su domicilio, en espacios amplios pensados para ellos, con personal especializado y con jardines o patios para uso exclusivo de los pequeños" a que estén recogidos en cualquier sitio, "con tal de obtener una plaza".

SIN SUBVENCIONES

En Getafe, la concejala de Educación, Carmen Duque, aseguró que este nuevo modelo de gestión tiene como intención pasar los centros públicos a manos de empresas privadas y eliminar así las subvenciones de la Comunidad de Madrid, "con el consiguiente aumento de las cuotas que tendrán que pagar las familias".

Ante tal situación la Concejala de Educación se preguntó qué "clase de chapuza" plantean para los niños y recordó que la educación infantil desde los cero años debe ser considerada "el primer tramo del sistema educativo español tal y como lo anticipa en cuanto a derechos la LOE".

Para el concejal de Educación del Ayuntamiento de Parla, Mariano Sánchez, el Decreto supone un "retroceso que echa por tierra los 30 años en los que se lleva trabajando en defensa de la escuela pública" y aseguró que los principales perjudicados serán los niños porque "estarán menos atendidos al ser mayor número en las aulas y dispondrán de menos espacio".

En la ciudad de Rivas Vaciamadrid, que cuenta con seis centros educativos infantiles de carácter público, y un séptimo en construcción previsto para el curso próximo, la Concejalía de Educación aseguró que las medidas que recoge el nuevo decreto pueden convertir las escuelas infantiles en "aparcamientos de niños y niñas" y explicó que no están dispuestos a admitir estos requisitos, porque "discriminan e infravaloran a la educación infantil".

Según el Ayuntamiento, el borrador "no piensa en los niños, que no son personas a guardar sino personas a educar" y se declaran "en pie de guerra" contra este decreto educativo regional al que considera como "un ataque en toda regla a la educación infantil pública, un referente en este país por la calidad de sus centros y muy superior a la oferta privada, cuyo coste oscila además entre 270 y 400 euros mensuales".

CASOS DE DENUNCIA

Por su parte, la directora de la Escuela Infantil 'El Escondite' de esta localidad y miembro de la Junta de Portavoces de Escuelas Infantiles y Casas de Niños de la Red Pública de la Comunidad de Madrid, Lourdes Queró, recordó varios casos de guarderías como el de 'El borreguito azul', donde supuestamente se produjeron malos tratos a los niños o el de 'Puffy', en Fuenlabrada, donde la escasez y falta de calificación del personal hicieron pasar a un niño por una experiencia desagradable y se preguntó cuántos casos más deben suceder para que la Comunidad decida intervenir.

"¿Cuántos "chiringuitos de la 'Espe'" permanecerán en funcionamiento y cuántos más pretenden que se creen con las condiciones que proponen en el anteproyecto?, se preguntó.

Queró subrayó que le llena de "indignación y de tristeza" asistir a la privatización de las Escuelas Infantiles de la red pública porque es una de las mejores redes de educación infantil de Europa, "en la que las familias de la Comunidad de Madrid confían y a la que solicitan plaza masivamente".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies