Navarro exige "tolerancia cero contra el fraude, venga de quien venga", incluso de beneficiarios de Renta Mínima

 

Navarro exige "tolerancia cero contra el fraude, venga de quien venga", incluso de beneficiarios de Renta Mínima

Pleno Del Ayuntamiento De Madrid
EUROPA PRESS/AYUNTAMIENTO DE MADRID
Actualizado 30/10/2012 13:14:24 CET

MADRID, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

La delegada de Familia y Servicios Sociales del Ayuntamiento de Madrid, Dolores Navarro, ha exigido este martes en el Pleno de Cibeles "tolerancia cero frente al fraude, venga de quien venga", incluso de perceptores de Renta Mínima de Inserción (RMI), todo ello después de que el concejal socialista Pedro Zerolo haya pedido que se deje en suspenso la revisión extraordinaria de esta ayuda.

Zerolo ha opinado que detrás de este proceso extraordinario se esconde la posibilidad de que la Comunidad "ahorre con los más débiles" y ha añadido que este proceso "no es contemplado por la ley y genera desconcierto entre trabajadores sociales", puntos que han sido rechazados frontalmente por la delegada Navarro.

La 'popular' ha recordado que la RMI no es una renta vitalicia, es una competencia de la Comunidad de Madrid que requiere una acreditación anual, o cuando la Administración lo establezca, con el fin de conocer si se mantienen los requisitos que llevaron a solicitar esta prestación. Se trata de una prestación económica que perciben las personas sin ingresos, el último eslabón de las ayudas sociales antes de caer en la exclusión social, como la ha definido la portavoz del área de UPyD, Cristina Chamorro.

En la ciudad son 11.200 familias que la requieren y en toda la Comunidad un total de 17.500, con ayudas individuales de 375 euros y hasta los 572 como máximo por unidad familiar, con lo que se pretende cubrir el alojamiento y la manutención.Se trata de una ayuda cogestionada por la Comunidad y los ayuntamientos.

Chamorro ha explicado que, en contra de lo que se hacía hasta ahora, el Gobierno regional ha remitido una carta a aquellos que reciben la prestación instándoles a que se presenten en los centros de inmigración (CEPI) para analizar su ayuda. La edil critica que no se haya pasado en primer lugar por la red social de atención ya que muchos de los perceptores no tienen domicilio fijo, son analfabetos, tienen problemas de salud mental, son drogodependientes o no dominan el idioma.

Teme Chamorro que este procedimiento esconda "un ahorro" ya que, como sucedió en Cataluña, podría dejarse de prestar la ayuda a todo aquel que no se presentara a la comparecencia. La edil ha calculado que las arcas regionales podrían ahorrarse hasta 1,5 millones de euros con la suspensión cautelar de la RMI de 1.300 familias.

Zerolo, a su vez, ha pedido que se suspendan los efectos de la revisión extraordinaria, que "afecta a cientos de familias para eliminar a perceptores de la RMI". "La Comunidad pretende ahorrar con los más debiles", ha apostillado.

Ante esto, la delegada del área ha asegurado que la falta de comparecencia no supondrá la retirada de esta ayuda a aquellos que reciben la prestación pero ha añadido que hay que tener mano firme contra el fraude.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies