Nigerianos acusados de trata de mujeres piden la nulidad de las grabaciones telefónicas por un defecto de forma

Nigerianos
EUROPA PRESS
Publicado 20/02/2018 17:06:35CET

MADRID, 20 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los cuatro ciudadanos de nacionalidad nigeriana acusados de integrar una presunta organización dedicada a la trata de mujeres desde su país para prostituirlas en España han reclamado la nulidad de las grabaciones telefónicas en las que se les incrimina, al haber ocurrido supuestos defectos de forma cuando se pidió la prórroga de los pinchazos telefónicos.

Así lo han reclamado sus abogados durante la sesión de este martes celebrada en la Sección Séptima de la Audiencia Provincial, donde ha comenzado el juicio con la reproducción de estas grabaciones pero no con el interrogatorio de los acusados, que probablemente irán en la sesión de este miércoles.

Osomwenyenmwen O., alias 'Blessing'; Loveth A., también conocida como 'Happy'; Mcdon I., con el sobrenombre 'Edosa'; y Supreme Lord A., alias 'Papi'; se enfrentan a tres delitos de trata de seres humanos con fines de explotación en sexual, en concurso con tres delitos relativos a la prostitución, así como a otro delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros en concurso con uno continuado de falsedad en documento oficial. En total, se enfrentan a 172 años de prisión, 43 cada uno de ellos.

La transcripción de los audios reproducidos hoy también ha levantado las sospechas de los abogados defensores. Por ejemplo, en una conversación entre dos de los acusados el texto transcrito habla de un tal Monday, quien según la acusación del fiscal sería uno de los contactos en Nigeria de la organización para traer a las mujeres a España.

Sin embargo, la intérprete, quien ha sido requerida para traducir de nuevo todas las escuchas por comprobar el contenido de la transcripción inicial, ha explicado que ese Monday no es tal, sino que en la conversación se refieren al día de la semana lunes, que en inglés se traduce por Monday. La confusión se podría haber generado porque en Nigeria ese nombre es bastante común.

Además, la traductora ha apuntado que la mayoría de transcripciones realizadas por la Policía eran "vagas y un mero resumen" de las conversaciones totales, añadiendo incluso entre párrafos las interpretaciones que se hacían de las palabras de los acusados, algo que los abogados han calificado como una práctica "poco habitual".

RED DE PROSTITUCIÓN

El escrito de acusación del fiscal sostiene que, desde al menos el año 2010, los acusados, junto con otras personas no identificadas en Nigeria y España, montaron una organización para captar mujeres, incluso menores de edad, en el país africano con el fin de traerlas a España y otros países de Europa, como Noruega o Francia, para obligarlas a prostituirse aprovechando "bien su minoría de edad, su inmadurez o su precariedad económica".

Para permitir su acceso al continente europeo les facilitaban documentación falsa y, además, les realizaban falsas promesas de condiciones de trabajo y situación mejores que las de su país de origen.

Ya en suelo español, las "intimidaban de forma constante" y las forzaban a mantener encuentros sexuales con clientes quitándoles posteriormente el dinero obtenido, que era distribuido posteriormente a los miembros de la trama. Asimismo, sometían a estas mujeres a ritos de vudú, de fuerte arraigo en Nigeria, para infundarles temor y respeto hacia sus proxenetas.