Niños del poblado de la Cañada Real reciben regalos de manos del Samur-Protección Civil y un centro comercial

 

Niños del poblado de la Cañada Real reciben regalos de manos del Samur-Protección Civil y un centro comercial

Actualizado 28/12/2006 17:42:20 CET

MADRID, 28 Dic. (EUROPA PRESS) -

Más de 80 niños inmigrantes que residen en el poblado chabolista de Valdemingómez en la Cañada Real de Madrid cambiaron por un día el despertar gris en los barracones en los que residen con sus familias por la llegada de los 'Reyes Magos' personificados en voluntarios y efectivos del Samur y Protección Civil.

Acompañados por tres ambulancias y dos dotaciones de Emergencias y gracias a los más de 500 regalos donados por Alcampo, trasladaron el espíritu navideño a los pequeños, de entre 1 a 11 años, que recibían con gran emoción y nerviosismo los objetos que les entregaron.

En declaraciones a Europa Press Televisión, el subdirector general del Samur, Enrique Corral, explicó que es "el tercer año en que el binomio Samur-Alcampo ha posibilitado acercar hasta estos lugares la Navidad".

Asimismo, Corral señaló la importancia de la acción social, además del componente profesional que implica "ir a poblados chabolistas a regalar ilusión a esta gente". "Esos Reyes Magos en ambulancia es algo necesario tanto para ellos como para nosotros", afirmó.

Entre los 25 voluntarios del Samur, Marcos Crimén, jefe del equipo 6 destacó la emoción de repartir regalos que repiten desde hace tres años "solamente por ver la sonrisa de los niños". "No ha habido ningún niño al que no le haya gustado su juguete, pero tenemos más para darles", añadió.

En este sentido, el director de Relaciones Institucionales de Alcampo, Mariano Fernández, destacó la labor de la Fundación Alcampo, que facilita juguetes para su entrega a la "infancia desfavorecida". Fernández enumeró los objetos entregados y destacó que había llaveros, mochilas, muñecas, motos, coches teledirigidos, material escolar, libros y cuentos.

Entre los pequeños, Séfora, de 5 años, aseguró que le habían gustado mucho "las chucherías", y además mostraba orgullosa la mochila y el material escolar que le ha correspondido. "La muñeca que me han regalado la tengo guardada en casa", aseguró.

Por su parte, Rosa, de 9 años, agradeció "las pinturas de Mickey Mouse, los libros, las pelotas, la camiseta naranja y las cremas" y destacó como su regalo preferido "una ambulancia plegable" que le habían ayudado a montar los efectivos del Samur.

Por último, Mar Gómez, jefa de uno de los equipos de Protección Civil, subrayó la colaboración que ha tenido el Samur desde que los inmigrantes instalaron las primeras chabolas hasta la situación actual, con barracones prefabricados y calefacción. "Hacerles sonreir, verles abrir los regalos, y que te cojan de la mano es la mayor ilusión", concluyó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies