El nuevo contrato de vigilancia del Metro penalizará los impagos de nóminas y exigirá aplicar el convenio salarial

Metro de Madrid,  Atocha, boca de metro
EUROPA PRESS
Publicado 29/12/2017 15:16:15CET

Por un importe de 183,3 millones de euros y 4 años

MADRID, 29 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Gobierno ha conocido la propuesta de adjudicación del servicio de seguridad de Metro por un importe de 183.356.612 euros para los próximos cuatro años, que penalizará los impagos de nóminas y exigirá aplicar el convenio salarial del sector a los trabajadores.

De esta forma, según la Comunidad de Madrid, este contrato permitirá a los trabajadores de Seguridad Integral Canaria, con paros desde hace meses al no cobrar para nóminas mensuales, poder subrogarse a una de las nuevas empresas: Ilunion Seguridad S.A., SEGURISA, Servicios Integrales de Seguridad, S.A., OMBUDS Compañía de Seguridad, S.A. y Transportes Blindados S.A.

La nueva contratación supone un incremento en el gasto actual en vigilancia de 3.834.367 euros anuales, un 9 por ciento más, que se traducirá en un incremento de horas, generado por el aumento en la demanda que se está produciendo en Metro desde el 2014 y, por tanto, en un incremento del número de servicios.

La mejora más relevante se producirá en las estaciones sin cobertura directa que a partir de ahora contarán, la mayor parte de ellas, con vigilancia fija, ha destacado el Gobierno regional en una nota de prensa.

Además, una de las principales novedades que incluye el nuevo pliego de condiciones para los nuevos contratos es la relativa a un posible impago de las nóminas a los trabajadores, que podrá ser sancionado como falta muy grave y ser también motivo de rescisión del contrato de forma unilateral por parte de Metro de Madrid.

Adicionalmente, también se exige, durante toda la vigencia del contrato, que todos los trabajadores adscritos a la prestación del servicio cobren, como mínimo, las tablas salariales recogidas en el Convenio Colectivo Estatal de las empresas de seguridad en vigor.

Estas nuevas adjudicatarias tendrán que gestionar las 301 estaciones de la red, así como los 14 depósitos y cocheras de Metro. Además, se ocuparán también del control de las más de 8.500 cámaras que permiten visualizar lo que ocurre en todas las estaciones y en las instalaciones de uso interno.