Un padre recoge firmas para que un centro comercial de Madrid deje entrar a su hijo discapacitado con su perro

Actualizado 29/01/2018 14:22:20 CET

La empresa responsable asegura que todo fue un malentendido y que ya está solucionado con los padres

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

Un padre ha recogido firmas para que la Dirección de un centro comercial de Madrid dejara entrar a su hijo con discapacidad acompañado de su perro, ya que "le estimula, le tranquiliza y le ayuda con su desarrollo", al tiempo que ha reclamado que se adopte un protocolo para que otras personas en su situación también puedan entrar allí acompañadas por su mascota.

"Mi hijo David tiene discapacidad física e intelectual, va en silla de ruedas y siempre le acompaña Killer, un perrito de 4 kilos que le estimula, le tranquiliza y le ayuda con su desarrollo. Aunque estoy seguro de que nadie va a sentirse molesto por ver a Killer con nuestro hijo, siempre que entramos en el centro comercial le subimos a la silla y le ponemos encima del niño. Nunca me habían puesto pegas... hasta hoy", explica este padre en su petición registrada en la plataforma Change.org, y que ha finalizado con más de 6.000 firmas.

Este hombre continúa relatando que hace unos días, cuando se disponía a visitar el centro comercial con su hijo, se acercó a él un vigilante de seguridad y le dijo que no podían "estar allí con el perro".

"Le respondimos que siempre entramos con él sin ningún problema y que, además, el perro no iba suelto sino subido sobre la silla de ruedas de mi hijo", continúa, a lo que añade que su explicación "no sirvió al vigilante", y que les invitó "muy amablemente" a abandonar el centro comercial por "órdenes de dirección".

"TODO FUE UN MALENTENDIDO, NO VOLVERÁ A SUCEDER"

Por su parte, desde la empresa responsable del centro han señalado a Europa Press que todo fue "un malentendido" y que "van a modificar la norma" por la que negaban el acceso de animales aunque acompañaran a personas con discapacidad.

"Hemos hablado con los padres, les pedimos perdón y les aseguramos que no volverá a suceder", detalla un portavoz del centro comercial, quien explica que el departamento de Seguridad "aplicó a rajatabla el protocolo establecido, pero que fue algo puntual".