Paz González agradece el "infinito honor" de ser presidenta del Pleno en etapa de "parlamentarización" del Ayuntamiento

Actualizado 11/06/2011 17:29:24 CET

MADRID, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

La concejala Paz González ha agradecido este sábado el "infinito honor" que supone para ella el ser presidenta del Pleno del Ayuntamiento de Madrid en una etapa de "parlamentarización" de las entidades locales, que vaticina que será imitada por otras grandes ciudades.

Tras la finalización del Pleno de investidura, González ha asegurado a los periodistas que su nombramiento ha sido una "sorpresa total" y que todavía estaba en "estado de shock". "Es un infinito honor", ha asegurado tras agradecer la confianza en ella por parte del alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón.

Ha querido dar las gracias al primer edil por confiar en ella "para protagonizar la que va a ser una maravillosa etapa en el Ayuntamiento de Madrid, que va a ser pionero en esa transformación hacia la parlamentarización de las entidades locales". "Vamos a intentar que sea un modelo para otras grandes ciudades", ha añadido González.

La concejala Paz González se convertirá, a partir de la primera sesión plenaria ordinaria y por primera vez en la historia del Ayuntamiento de Madrid, en presidenta del Pleno municipal, una posición que hasta ahora había ocupado siempre el primer edil de la capital.

Así lo ha anunciado el nuevo regidor, Alberto Ruiz-Gallardón, durante el discurso de su investidura, pronunciado este sábado en la Casa de la Villa tras la constitución de la nueva Corporación municipal, y durante el que ha destacado que la edil se caracteriza por "una probada eficacia, ecuanimidad y sentido institucional".

Paz González, que durante el último mandato ha ocupado el cargo de concejala delegada de Obras y Espacios Públicos, se convertirá así en presidenta del Pleno y será la encargada de dirigir las sesiones que, tras el verano, empezarán a celebrarse en el Palacio de Cibeles, excepto las que tengan carácter institucional.

"(González) asumirá asimismo la Presidencia de todas las comisiones permanentes ordinarias, aunque no la de Vigilancia de la Contratación, que seguirá presidida como hasta ahora por un concejal de la oposición. Únicamente estableceremos una excepción en los actos de naturaleza institucional o protocolaria que, por tradición, corresponden al alcalde", ha dicho Gallardón.