El pocero de Fuenlabrada sigue buscando, 2 años después, el apoyo de los bancos para construir sus viviendas baratas

 

El pocero de Fuenlabrada sigue buscando, 2 años después, el apoyo de los bancos para construir sus viviendas baratas

Actualizado 15/11/2010 18:31:27 CET

MADRID, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

El constructor José Moreno, conocido popularmente como 'El Pocero de Fuenlabrada', continúa negociando el apoyo de las entidades bancarias al cumplirse 2 años de la acampada que se montó a las puertas de la asociación de vecinos La Avanzada de Fuenlabrada y en la que 1.500 personas hacían cola para apuntarse a su cooperativa.

"Estamos esperando a que nos den créditos las entidades. Nos hemos dirigido a bancos, cajas de ahorros, etc. Caja Madrid nos dijo que no a pesar de que antes había aceptado. Hemos tanteado a otras cajas y bancos y, de hecho, el jueves tenemos una reunión", ha manifestado el famoso promotor en declaraciones a Europa Press.

Moreno ha dejado claro que no va a "tirar la toalla bajo ningún concepto" y que sacará adelante las promociones. "Que la ilusión de los jóvenes no se pierda. Sacaremos esto adelante de una forma u otra y encontraremos dinero donde sea", ha añadido.

'El Pocero Bueno', como también se le conoce, ha explicado que ya dispone de licencia de obras para construir 192 viviendas en Fuenlabrada y 95 chalets adosados en la localidad de Carranque.

LARGAS COLAS DURANTE UNA SEMANA

Más de 1.500 personas hicieron cola durante una semana a las puertas del centro cívico de La Avanzada, en Fuenlabrada, el 15 de noviembre de 2008, con el objetivo de apuntarse a la cooperativa de este popular promotor.

Una semana antes, el 9 de noviembre, decenas de personas empezaron a acampar a las puertas de la Asociación de Vecinos La Avanzada después de que Moreno anticipara a Europa Press que la gente seleccionaría la ubicación de su piso por riguroso orden de llegada.

"Una loca decidió ponerse aquí a esperar a pesar de que quedaba una semana. Ya se lo dije a ella: estás loca", subrayó entonces Mercedes, una de las personas que hizo cola para optar a uno de los pisos del Pocero.

Tras apuntar a todas estas personas a su cooperativa, el promotor tuvo que hacer frente a la subida de los precios de algunos de los terrenos que tenía apalabrados fruto de la gran repercusión mediática que había tenido su llamamiento público para apuntar cooperativistas.

Una vez solucionados estos problemas, Moreno hizo públicos los municipios en los que pretende construir los pisos de sus cooperativistas y comenzó a negociar la financiación con los bancos, cuestión que ha resultado ser más complicada de lo que en un primer momento se preveía.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies