Policía Judicial contacta con trabajadores de Metro para obtener información sobre condiciones ante presencia de amianto

Una de las notas informativas en Metro sobre presencia de amianto
CEDIDA
Publicado 07/03/2018 20:23:48CET

No ha localizado a varios empleados a los que quería interrogar y cursará citaciones formales para hablar con ellos

MADRID, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Policía Judicial ha contactado con trabajadores de Metro de cara a obtener información sobre las condiciones laborales y de seguridad en el marco de la investigación abierta por la Fiscalía a raíz del acta remitida por Inspección de Trabajo sobre falta de medidas suficientes para proteger a los empleados ante la presencia de amianto.

Según ha indicado fuentes sindicales a Europa Press, en esas conversaciones se encuentra un trabajador que fue también entrevistado por Inspección de Trabajo en el marco de la propuesta de sanción de 191.000 euros

Las mismas fuentes añaden, además, que los agentes han tratado de localizar a varios compañeros sin conseguirlo y, por tanto, han transmitido que iban a cursar citaciones formales para hablar con ellos en los próximos días.

La Policía Judicial trata de recabar datos de empleados de mantenimiento y delegados del servicio de Prevención de Riesgo Laboral de Metro.

La Policía Judicial ya acudió ayer y el lunes, en el marco de las diligencias abiertas por la Fiscalía, para obtener información y tomar fotografías de vehículos auxiliares en las cocheras de Laguna y Cuatro Vientos, acompañados por personal autorizado de Metro.

Fuentes del suburbano confirmaron ayer a Europa Press que agentes de Policía acudieron a una cochera del suburbano para visitar las instalaciones de la compañía dedicadas al mantenimiento, un aspecto que enmarcan dentro de la "normalidad" al estar abierta una investigación por parte del Ministerio Público.

Por otro lado, fuentes sindicales exponen que el suburbano ha remitido varias circulares sobre la presencia de amianto, como el caso de los más de 90 vagones de los trenes más antiguos de la empresa, como es el caso del modelo 2000.

No obstante, han señalado que también hay casos de modelos más recientes que pueden incurrir en caso de 'canibalismo', es decir, que se utilizaran dispositivos de modelos 5000 (que tienen también elementos con amianto) para sustituir piezas averiadas.

En este punto, indican que se ha trasladado esta situación a la Inspección de Trabajo y que podría emitir un informe al respecto.

Por otro lado, este miércoles se ha mantenido una reunión entre el consejero delegado de Metro, Borja Carabante, y miembros el Comité de Empresa sobre la propuesta de constitución de un grupo de trabajo específico para "desamiantar" los elementos de este material que aún quedan en la red del suburbano.

El grupo de trabajo aún no se ha constituido pese a que Carabante ha planteado la posibilidad de hacerlo hoy, pues los representantes del Comité de Empresa han solicitado toda la información sobre este punto y que se remita también por escrito.

En ese encuentro, según fuentes conocedoras del encuentro, el consejero delegado ha sugerido que el desamiantado total de los trenes podía durar un par de años.

La Fiscalía Provincial de Madrid informó ayer que ha incoado diligencias de investigación penal a raíz del acta remitida por la Inspección de Trabajo de Madrid en la que detallaba que Metro de Madrid no había adoptado las medidas suficientes para evitar la exposición de sus trabajadores de mantenimiento a la presencia de amianto en alguno de los materiales de los trenes.

El Ministerio Público señala que, teniendo en cuenta la peligrosidad de dicha sustancia que contiene agentes "cancerígenos", unido a la presencia de enfermedad de un trabajador del Metro y al riesgo sufrido por otros trabajadores debido a su exposición al amianto, procede iniciar una investigación a cargo de la sección de siniestralidad laboral de la Fiscalía, por si los hechos fuesen constitutivos de un delito contra los derechos de los trabajadores y determinar la persona o personas responsables de los mismos.

Como primera medida, se remitió un oficio a Metro de Madrid para que a la mayor "urgencia" posible informe sobre qué medidas de seguridad se están adoptando en relación con las piezas que contienen amianto.

La solicitud se produce pocas de días después de que Inspección de Trabajo sancionara a la empresa Metro de Madrid S.A, y de que trasladara a la Fiscalía el acta en el que se reflejan la falta de adopción de las pertinentes medidas de seguridad ante la presencia de amianto.