Policía libera en Parla a una víctima de trata que fue golpeada y torturada por negarse a prostituirse

CAMPAÑA DE LA POLICÍA NACIONAL CONTRA LA TRATA
MINISTERIO DEL INTERIOR/ARCHIVO
Publicado 11/07/2018 17:51:51CET

MADRID, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Policía Nacional ha desmantelado una red criminal dedicada a la trata de personas y ha liberado en Parla a una de sus víctimas a la que golpearon y torturaron por negarse a ejercer la prostitución, ha informado la Policía en un comunicado.

La víctima liberada fue asistida por un radio patrulla en Parla ante la llamada de un hombre que comunicó previamente que una mujer no se encontraba bien. Cuando fue atendida por los agentes, ella misma manifestó que había sido trasladada desde su país de origen, Nigeria, por una trama ilegal que le obligaba a ejercer la prostitución para saldar la supuesta deuda que había contraído.

En su declaración explicó a los agentes que fue captada en 2016 por una mujer que le comentó que tenía una hija en Europa que la podría acoger y ayudar con el fin de mejorar su humilde situación económica. También le prometió también encargarse de los gastos del viaje.

Para llegar a España, la joven realizó la conocida como 'ruta Libia', la cual pasa por Nigeria, Níger y Libia para posteriormente cruzar el mar Mediterráneo con destino a Italia. Una vez en Libia, la organización contaba con el llamado 'connection man', quién organizó el embarque y el cruce por el Mediterráneo hasta llegar a Italia.

La víctima, junto con otras 150 personas, fue trasladada a Europa en una embarcación tipo zodiac y, una vez en el continente europeo y siguiendo instrucciones de la que sería su explotadora, se fugó de un campamento en Sicilia donde se encontraba refugiada y se puso en contacto con un compatriota suyo y otras chicas.

Durante ese tiempo este hombre nigeriano traía hombres para mantener relaciones sexuales con las chicas a cambio de dinero. Dos meses después fue trasladada en coche por otro hombre hasta Barcelona. Una vez en España, fue alojada en la ciudad condal junto con tres mujeres.

Estas le informaron de que la habían traído a España y por ello había obtenido una deuda de 25.000 euros para lo cual debía ejercer la prostitución. Ante la negativa, fue agredida por sus explotadoras y amenazada.

Con el objeto de doblegar su voluntad, la organización decidió luego trasladarla a Madrid, en concreto a la localidad de Parla, donde fue recogida y alojada por otro individuo quien le obligó a solicitar protección internacional en España, lo que realizó a los pocos días.

CASTIGADA

Una vez en Parla, bajo el control y amenazas de la que le fue presentada como su 'madame', le fue reiterada la deuda que debía pagar de 25.000 euros. Durante varios días fue golpeada y castigada sin comer ante su negativa a ejercer la prostitución.

En uno de estos enfrentamientos fue obligada a bajar al portal donde se encontraba otra mujer que debía acompañarle al lugar donde ejercer la prostitución quien, al ver el estado en el que se encontraba la joven, le aconsejó que acudiera a la Policía. Tras dormir un día en un parque público, fue ayudada por un chico quien le puso en contacto con las autoridades policiales.

Tras analizar toda la información obtenida, los agentes establecieron el correspondiente dispositivo operativo y realizaron tres registros en domicilios ubicados en Fuenlabrada, Palma de Mallorca y Bilbao, donde la organización se encontraba distribuida.

En ellos han encontrado material informático, diversa documentación como trámites de asilo y documentos de identidad relacionados con la víctima liberada y otras posibles víctimas de trata.

Los agentes han desarticulado la organización criminal con la detención de ocho personas en Madrid (4), Palma de Mallorca (2) y Francia (2). Esta operación se enmarca dentro del Plan Policial contra la Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación Sexual.

La Policía Nacional cuenta con la línea telefónica 900 10 50 90 y el correo trata@policia.es para facilitar la colaboración ciudadana y la denuncia, anónima y confidencial, de este tipo de delitos, no quedando reflejada la llamada en la factura telefónica.