La Policía Nacional evita el suicidio de una mujer hasta en 3 ocasiones en una misma noche

Actualizado 07/11/2008 13:57:50 CET

Ingirió pastillas, se tiró de un séptimo piso pero la cogieron por los tobillos y se cortó las venas dentro de la ambulancia

MADRID, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

Agentes de Policía Nacional de la Comisaría de Alcalá de Henares tuvieron en la madrugada de ayer hasta tres intervenciones con un mismo propósito: evitar el suicidio de una mujer, de 48 años, vecina de aquella localidad.

Los agentes, de servicio en radiopatrulla, recibieron el primer aviso a las 01.30 horas del día 6. La Sala del 091 pedía a los policías para que acudieran a una céntrica calle de la Ciudad Complutense pues, al parecer, una mujer necesitaba ayuda. Cuando aquéllos llegaron a la vivienda indicada, llamaron a la puerta reiteradas veces. Nadie abría, pero se escuchaban sonidos en el interior.

La voz de la mujer indicaba que su estado no era de total normalidad y, de forma ansiosa, exigía que se marcharan del lugar. Convencidos de que podía necesitar ayuda, solicitaron la presencia de bomberos y de servicios sanitarios.

Gracias a una grúa - la vivienda es una séptima planta-, los bomberos pudieron alcanzar la altura de la ventana. A través de ésta, vieron a la mujer que ingería pastillas. Procedieron entonces a acceder al interior del domicilio por la ventana del salón, al tiempo que los agentes de policía lo hacían por la puerta, junto a otra dotación de bomberos.

Retiraron de la mano de la víctima los botes de pastillas para que las unidades sanitarias atendieran a la mujer; pero ésta, inopinadamente, corrió hacia la ventana y alcanzó el alféizar. Llegó a saltar al vacío y los agentes, lograron agarrarla por los tobillos.

Vista la peligrosidad de la mujer hacia su propia integridad física, y de acuerdo con el consejo del personal sanitario, los policías la trasladaron al hospital Príncipe de Asturias, donde quedó ingresada en el área de psiquiatría.

Cuatro horas más tarde del primer aviso, los agentes continuaban con sus labores de seguridad ciudadana cuando encontraron deambulando por la Vía Complutense a la misma mujer. Extrañados, contactaron con el hospital, ante la sospecha de que aquélla pudiera haberse escapado del mismo. Este extremo fue confirmado por personal del centro hospitalario.

Por tal motivo, comunicaron a la mujer que la iban a trasladar de nuevo al hospital. Una vez en el interior del vehículo, y durante el trayecto, ella sacó de sus ropas unas tijeras y se provocó cortes en las venas. Pararon inmediatamente el zeta y la inmovilizaron hasta llegar al centro sanitario donde, finalmente, quedó ingresada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies