El preso que encabeza las protestas de Valdemoro será juzgado mañana por extorsión a un testigo

Actualizado 22/10/2012 15:25:43 CET

Rocha, que está en aislamiento, es el instigador de que 40 presos hayan amenazado con iniciar una huelga de hambre

MADRID, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

Roberto Ignacio R., condenado en 2002 por disparar al abogado Emilio Rodríguez Menéndez, será juzgado mañana en la Audiencia Provincial de Madrid por extorsión a un testigo en 2011 para evitar que declarara en un juicio que por entonces se estaba celebrando en la Audiencia Nacional.

Se da la circunstancia de que Rocha, que se encuentra en un modulo de aislamiento de Valdemoro, encabeza la protesta de los 40 presos de este centro penitenciario que amenazan con iniciar el próximo 25 de octubre una huelga de hambre si no se les aplica la 'doctrina Bolinaga'. Este preso de ETA enfermo de cáncer logró la libertad condicional por su patología crónica.

Instituciones Penitencias responsabiliza a Rocha, un interno conflictivo de "ideología de extrema derecha" que fue el encargado de redactar la instancia anunciando la huelga de hambre. Ese documento fue firmado posteriormente por el resto de presos y entregado a la dirección de la prisión.

Rocha se sentará en el banquillo de los acusados junto con Roberto G.C. por extorsión y obstrucción a la Justicia, por lo que ambos afrontan una petición fiscal de seis años de prisión.

En el escrito de acusación, al que tuvo acceso Europa Press, el fiscal relata que los acusados se dirigieron el 19 de enero de 2011 a un establecimiento comercial con la finalidad de reclamar "al

propietario, L.R.O., la devolución de un dinero que un tercero llamado Casper presumiblemente le había quitado a los Miami (una banda organizada)".

AMENAZAS

Según el fiscal, los procesados creían, o creían saber, que el tal Casper le había entregado ese dinero a L.R.O. También pretendían impedir que L.R.O. fuera a declarar como testigo a la Audiencia Nacional.

Al no encontrar al propietario, obligaron a un empleado de la empresa a ponerse en contacto con su jefe y por teléfono le exigieron la devolución del dinero bajo, según el fiscal, "la amenaza de incriminarle en el procedimiento en el que acudía como testigo a la Audiencia Nacional o de matarle".

"No vas a llegar a declarar a la Audiencia Nacional - le dijeron-, vas a acabar con ocho plomos como tu amigo Miki en Ibiza". Acto seguido se llevaron del establecimiento un Mercedes que estaba en el escaparate y que el dueño les facilitó al temer por la vida de sus empleados.

En los días que siguieron, José Ignacio R.F. volvió a llamar por teléfono "al dueño del establecimiento que, acosado por las amenazas contra su vida y su negocio, y la vida de sus empleados, accedió a mantener un encuentro en la cafetería Riofrío, donde los procesados le exigieron la entrega de tres coches por valor de 225.000 euros".

Cuando se negó a aceptar la petición, José Ignacio R.F. le dijo "no me vaciles o te dejo frito", mientras hacía el gesto de sacarse una pistola del pantalón. El otro acusado aprovechó para coger del cuello al hombre y recomendarle que con la mayor tranquilidad salieran de la cafetería y se dirigieran al establecimiento de su propiedad.

Así lo hicieron, la víctima y uno de los acusados en un taxi, y el otro acusado vigilándoles desde una moto. Cuando llegaron al concesionario de coches les esperaba la Policía, que había seguido desde la distancia el encuentro en Riofrío, y después de un nuevo encontronazo con más amenazas, fueron apresados.

Al día siguiente de la detención, la víctima de la extorsión declaró como testigo en la Audiencia Nacional. El Mercedes fue recuperado. Los dos acusados están en prisión provisional.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies