Una presunta víctima de maltrato acusa a su expareja de golpear a su hija para "descargar" su ira

Audiencia Provincial de Madrid
EUROPA PRESS
Actualizado 20/05/2013 15:30:54 CET

La mujer sostiene que les pegaba en puntos dolorosos, pero sin causar lesiones

MADRID, 20 May. (EUROPA PRESS) -

Una presunta víctima de malos tratos ha acusado este lunes en un juicio a su ex pareja sentimental de golpear a su hija mayor, al entender que la trataba como una "herramienta para descargar su ira" y ha asegurado ante el tribunal que utilizaba a la menor como una especie de "entrenamiento" para sus agresiones hacia ella.

Yeugen Vanyayev, de nacionalidad ucraniana, se ha sentado esta mañana en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial de Madrid por un amplio abanico de delitos relacionados con violencia de género.

Se enfrenta a ocho años de prisión por un delito de malos tratos en el ámbito familiar, otro similar en su modalidad de malos tratos habituales, otro en el ámbito doméstico, amenazas y quebrantamiento de medida cautelar. Pese a la petición de pena, la fiscal pide que se sustituya los años de condena de cada uno de los delitos por la expulsión de España y su prohibición de entrada en el país en un plazo de diez años.

Durante el desarrollo de la vista, la presidenta de la Sección 27 de la Audiencia, María Tardón, ha reprendido al procesado en varias ocasiones por no ceñirse a la contestación de las preguntas lanzadas por la representante del Ministerio Fiscal.

"¿Quiere usted sentarse y dejar de hacer teatro?", le ha abroncado Tardón. Por su parte, el acusado se ha limitado a negar todos los maltratos de lo que le acusa su ex mujer y el Ministerio Fiscal. Solo ha reconocido que en una ocasión quebrantó la orden de alejamiento al acercarse a la guardería de su hija.

"NO EXISTE DOLOR, EXISTE MUERTE"

En su declaración, interrumpida en varias ocasiones por sus lloros, la víctima ha relatado varios episodios de maltrato físico y psicológico. Y ha explicado que su expareja golpeaba a su hija mayor de cuatro años --fruto de otra relación-- "para descargar su ira", como si fuera "su entrenamiento".

El primero de los episodios violentos se produjo solo 24 horas después de que diera a luz a su hija en común y regresara a casa tras ser dada de alta. Al llegar a su domicilio, se encontró a su pareja bebida con un amigo y bastante violento. Entonces, le pidió que se marchara de casa, algo a lo que éste hizo caso omiso.

La misma situación se encontró el 13 de septiembre de 2009 cuando el acusado se encontraba con un amigo consumiendo bebidas alcohólicas. Al llegar a casa, ésta le recriminó su comportamiento y el presunto maltratador le propinó un puñetazo en la cara, sin que acudiera al médico por temor a lo que pudiera pasar.

Según la mujer, a partir de ese momento comienza de forma habitual a dirigirse a ella como "prostituta", así como a amedrentarla con matarla y quitarle a sus hijas. Así, los golpes en diversas partes del cuerpo, así como los tirones de pelo se hacen habituales, de tal punto que incluso pensó en quitarse la vida, según ha confesado.

Además, la mujer ha contado que solía decirle a menudo "no existe dolor, existe muerte". "Me cogía de puntos dolorosos para no dejarme lesiones. Lo mismo hacia con mis hijas", ha relatado la mujer y ha señalado que su hija mayor comenzó a enfrentarse a su padre cuando veía cómo la trataba.

Según su testimonio, en el caso de la pequeña la cogía de la ropa a la altura del cuello, lanzándola a la cuna o a la cama. Además, la dejaba llorar durante una hora sin dejar a su madre que entrara a la habitación para calmarla.

También comenzó a golpear a la niña de cuatro años, a quien agarraba de las muñecas o del cuello. Además, la daba patadas en las piernas, sin causarle lesiones.

Por todos estos hechos, un juez dictó una orden de alejamiento respecto a su mujer e hijas, pero éste incumplió en varias ocasiones el mandato judicial.