Uno de los presuntos asesinos del abogado Moñux acusa a la Policía de inculparle para cerrar "con prisa" el caso

Audiencia Provincial de Madrid, sala de juicios, juicio, sentencia, banquillo
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 10/04/2018 12:43:21CET

Reconoce que mintió en el primer juicio por miedo a poner en peligro a su familia

MADRID, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

Miguel Ángel Durán, uno de los presuntos asesinos a sueldo que acabo con la vida del abogado Alfonso Díaz Moñux, ha acusado a la Policía en el juicio de inculparle por querer cerrar "con prisas" el caso, manifestando que no tuvo nada que ver con el crimen sucedido el 18 de diciembre de 2008.

"Nunca he sido ningún matón ni un sicario como se dice, sino un deportista", ha manifestado de forma rotunda el acusado, quien se enfrenta a 24 años por un delito de asesinato alevoso. Se sienta en el banquillo de los acusados después de ser capturado en Brasil por una orden de rebeldía dictada por la Audiencia Provincial de Madrid.

La muerte del abogado se juzgó ya en 2014, pro el Tribunal Superior de Justicia de Madrid ordenó repetir el juicio. En la segunda vista, Durán no se presentó y se condenó al resto de los procesados.

En su declaración, ha negado su participación en los hechos poniendo como coartada que en el momento del crimen estaba trabajando en Fuenlabrada donde daba clases de artes marciales en un gimnasio. Además, ha explicado que días después del crimen se marchó a Brasil al querer pasar las navidades con la familia de su familia, negando que huyera por ser una de las personas que le dispararon al letrado en la cabeza.

Además, ha reconocido que mintió en el primer juicio por miedo a poner en peligro a su familia. Según su versión, su abogado le comentó que dijera ante el tribunal que no conocía a ninguno de los acusados, sobre todo a Fernando González. Este último fue uno de los condenados por participar activamente en el asesinato.

En esta ocasión ha relatado que Fernando le pidió trabajar en unos asuntos de cobro de dinero, ya que al ser portero de discoteca pensaba que era "un matón". "Le puse en contacto con otra persona porque a mi no me interesaba ese trabajo", ha manifestado.

Asimismo, ha indicado que en su trabajo solía coger otros teléfonos parta hacer llamadas, justificando el hecho de los posicionamientos telefónicos de un número que le vincula al crimen.