Preuniversitarios chinos aprenden español en la Politécnica

Actualizado 03/03/2012 11:30:39 CET
internautas chinos
Foto: REUTERS

MADRID, 3 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Preuniversitarios chinos aprenden español en la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) con el que se ha convertido en el primer programa de inmersión lingüística de estas características en España, donde, además de asistir a clases, se alojan con familias del personal docente y de administración y servicios del centro para mejorar el aprendizaje del idioma y la cultura.

   Según ha informado la universidad esta semana, el proyecto es una iniciativa pionera, ya que aunque sí hay programas de enseñanza, no cuentan con la característica del alojamiento en familias, que busca  "ayudarles a conocer mejor las costumbres españolas y avanzar en el aprendizaje del idioma".

   Los jóvenes que llegan desde China a través de este programa tienen un mismo objetivo: cursar sus carreras en universidades españolas. Sus gustos y personalidades son diferentes, pero para todos ellos, recién examinados de selectividad en su país, "esta es una gran oportunidad para aprender más sobre España, la lengua (muy distinta a la suya), y las costumbres, la mayor dificultad que encuentran cuando llegan aquí", han explicado.

   Luis, Estrella, Girasol, Blanca, Fernando o Mario son algunos de los nombres que ellos mismos han "españolizado" para hacer más sencilla la comunicación con sus familias, ante la dificultad para pronunciar su nombre en chino, algo muy típico con los ciudadanos de este país que vienen a España.

   Y, precisamente "vivir con las familias hace que sea más sencillo" para ellos aprender la cultura y el idioma. "Son muy simpáticos con nosotros y nos tratan muy bien", ha explicado Wang Jue, cuyo nombre español es Elena, y que ha señalado que lo que más le está costando, además del idioma, son las costumbres y los horarios.

   "Los horarios que son muy distintos a los que tenemos en China, aunque la comida es mucho mejor", ha continuado la joven. Por su parte, Hong Run Chang (Raúl para sus amigos españoles) ha dicho también que le ha sorprendido el carácter de los españoles: "Son más cariñosos que en China", ha apuntado.

   Antes de llegar a España, los jóvenes han cursado seis meses de español en cursos intensivos en su país, la mayor parte en agencias especializadas que les facilitan también el viaje. Todos los gastos, incluidos los 300 euros mensuales que reciben las familias de la UPM que los alojan, son cubiertos por las familias de los preuniversitarios.

   Según un sondeo preliminar de la UPM, el 60 por ciento de estos estudiantes va a apostar por seguir en las familias hasta que comience la universidad. Elena, que quiere estudiar Biología en Madrid, es uno de ellos: "Quiero quedarme más tiempo con la familia porque creo que es la mejor manera para aprender el idioma y las costumbres", ha añadido.

   Qin Hao Ru (de nombre español Blanca) y Raúl van a optar por un piso compartido cuando se acabe el periodo de acogida, una opción que casi todos escogerán cuando finalicen con el programa.

   Para Ana Martínez, profesora colaboradora de español para extranjeros en la UPM, y una de las docentes que trabaja todos los días con estos alumnos para mejorar su manejo del idioma, la diferencia que supone esta opción es fundamental.

   "El nivel de español mejora mucho más rápido en estos alumnos gracias a la convivencia con las familias. Mi opinión es que, aunque ellos siempre tienden a irse a vivir juntos porque el choque cultural es muy grande, todos ellos deberían estar más tiempo con las familias de la UPM antes de comenzar sus estudios", ha considerado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies