El primer CubeSat de la UPM se integrará en la red de nanosatélites universitarios del proyecto europeo QB50

 

El primer CubeSat de la UPM se integrará en la red de nanosatélites universitarios del proyecto europeo QB50

Laboratorio
UPM
Actualizado 16/12/2014 17:46:39 CET

MADRID, 16 Dic. (EUROPA PRESS) -

El primer CubeSat, denominado QBito, de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) se integrará en la red de nanosatélites universitarios del proyecto europeo QB50 con el que se quiere explorar la termosfera, según ha informado la universidad en un comunicado.

El proyecto europeo QB50 se configura como un "collar de perlas" ("strings of pearls", en inglés) que rodeará la tierra, en una órbita circular de 380 kilómetros de altura y 98 grados de inclinación.

Así, una de esas "perlas tiene el sello" de la UPM pues se está fabricando en las instalaciones del Centro de Operaciones y Soporte a Usuarios Español (E-USOC) de la Agencia Espacial Europea (ESA), ubicado en el Campus de Excelencia Internacional de Montegancedo.

Gracias al trabajo de los investigadores del E-USOC, así como de profesores, estudiantes y personal de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Aeronáutica y del Espacio y la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicación, el CubeSat QBito, como ha sido bautizado, ya ha pasado la revisión crítica de diseño (CDR) e inicia la fase de fabricación y ensayos.

Asimismo, el E-USOC cuenta con la colaboración de la Universidad Nacional de Ingeniería de Perú y la Universidad Nacional Autónoma de México y el apoyo de la empresa SENER en el desarrollo del SW de control de actitud y en la realización de los ensayos estructurales y térmicos en sus instalaciones. Alta tecnología en miniatura

QBito es el primer satélite de esta tipología (CubeSat, satélite miniaturizado, 10 por 10 por 26 centímetros y 2 kilos de peso) desarrollado por la UPM. Es algo mayor que un CubeSat de dos unidades debido a que la carga de pago principal, el Ion and Neutral Mass Spectrometer (INMS), sobresale por uno de sus extremos.

"Hasta ahora las estructuras, mecanismos y sistemas de potencia se construían ex profeso para cada satélite. Sin embargo, nuestro objetivo ha sido romper con esta forma de diseño, desarrollando subsistemas muy versátiles que permiten satisfacer las necesidades de misiones diversas con CubeSat de una o dos unidades", ha comentado la directora del E-USOC, Ana Laverón.

Aparte, el centro detalla que su mecanismo de despliegue de antenas es "mínimamente intrusivo", lo que permite que el subsistema de comunicaciones condicione en menor medida al resto de los subsistemas del satélite.

Asegura que el equipo de este "pionero" centro de investigación espacial ha logrado "esta ventaja competitiva", aplicando diseño axiomático, gracias a que cuentan con un investigador experto en esta novedosa área, Efrén Moreno.

Puede cambiar de noticia usando las flechas del teclado (← →)
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies