Profesores del IES Dámaso Alonso estudian encerrarse en el centro en protesta por el cierre del Bachillerato de Ciencias

Actualizado 18/06/2012 22:55:56 CET

La comunidad educativa está llamada a una concentración este lunes

MADRID, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

Algunos profesores del IES Dámaso Alonso, en el madrileño distrito de Fuencarral-El Pardo, están estudiando encerrarse en el centro cuando acaben las clases lectivas --que finalizan mañana-- como media de protesta por el anuncio de cierre del Bachillerato de Ciencias de cara al próximo curso académico, según han informado a Europa Press fuentes de su comunidad educativa.

Esta es la medida de presión que, unida a no entregar las notas a los escolares, están planteando los profesores después de la reunión mantenida durante toda la tarde entre docentes, padres y madres de alumnos y representantes de la Consejería de Educación y Empleo.

No obstante, los profesores se encuentran más esperanzados que la semana pasada, cuando recibieron una circular de la Jefatura de Estudios en la que se les informa de que se va a suprimir esta modalidad de Bachillerato.

Y es que, según han explicado las mismas fuentes, la Consejería les ha trasmitido que la decisión de suspender el Bachillerato de Ciencias aún no ha sido tomada y que revisarán los datos de los alumnos de segundo curso para resolver la situación. "Están esperando a que acabe el curso y demos las notas", ha indicado a Europa Press un profesor del centro.

A la espera de la evaluación final, para el próximo curso en segundo curso de Bachillerato en el IES Damaso Alonso habrá entre 6 y 9 alumnos, según datos de la comunidad educativa de ese centro. En mejor situación estaría el primer curso, en el que se espera que sea cursado por 28 estudiantes.

En el último decreto aprobado por el Gobierno central sobre medidas educativas se recoge la eliminación de la obligatoriedad de ofertar al menos dos modalidades de Bachillerato en los términos previstos en la Ley Orgánica de Educación.

Serán las administraciones educativas, en este caso la Consejería de Educación y Empleo de la Comunidad, las que determinen la oferta de Bachillerato de los centros, de acuerdo a la demanda de los alumnos y a sus necesidades de organización educativa.

El cálculo del ahorro derivado de esta medida, teniendo en cuenta la particularidad de los centros educativos, se cifra en 1,9 millones de euros por curso escolar, lo equivalente a 46 cupos docentes, según se recoge del Plan Económico-Financiero 2012-2014 de la Comunidad de Madrid.