Propietarios del edificio derrumbado de Tetuán ofrecen a los vecinos la fianza y alojamiento hasta fin de mes

Publicado 22/08/2015 14:42:21CET

MADRID, 22 Ago. (EUROPA PRESS) -

La propietaria del edificio derrumbado en la calle Amalia número 1, en el distrito de Tetuán, se ha reunido este sábado con los vecinos desalojados y ha aportado como solución la devolución de la fianza y el alojamiento en un hotel hasta el 31 de agosto.

El acuerdo propuesto por la propietaria, que ha estado representada por su administradora y su abogado, conlleva además que los afectados renuncien al derecho de acudir a la entidad aseguradora del edificio, Generali Seguros, para reclamar las consecuencias económicas del siniestro.

A la salida de la reunión celebrada por turnos con los vecinos durante la mañana en la calle Conde de Peñalver número 30, los afectados han tildado estas propuestas de "insuficientes" ya que lo que demandan es "una vivienda", por lo que se han negado a firmarlas a la espera de otras posibles soluciones.

Además, los vecinos han podido hablar durante la mañana con miembros del Samur Social que se han acercado al hotel del Barrio de Salamanca donde se encuentran alojados. Estos les han indicado que deben presentar sus necesidades por escrito o por teléfono, así como que los que aún no se han empadronado lo hagan, según han comentado varios vecinos. El lunes y el martes volverán a reunirse.

Fuentes municipales han asegurado a Europa Press que la primera teniente de alcalde y delegada de Equidad, Servicios Sociales y Empleo, Marta Higueras, se reunirá esta tarde con los propietarios y posteriormente con los vecinos.

Los afectados han ido recogiendo algunas de sus pertenencias desde el pasado jueves, acompañados siempre por los bomberos, que comprobaban que la zona fuera segura. Además, este viernes los operarios concluyeron las labores de desescombro de los restos del derrumbe.

EL INFORME ALUDE A LA FATIGA DE LOS MATERIALES COMO CAUSA DEL DERRUMBE

El informe de los técnicos municipales sobre el derrumbe del edificio en la calle Amalia 1, en Tetuán, revela que el colapso se produjo por la fatiga del material cerámico (ladrillo) de uno de los machones del inmueble --que sirve como pilar-- y cuya capacidad de carga se habría visto incrementada durante casi 60 años a raíz de una reforma efectuada en 1958.

Por otro lado, los técnicos municipales han confirmado que las viviendas de la letra C del edificio derrumbado, técnicamente, serán habitables de nuevo una vez finalizada la obra, pero que el resto y el local inferior no podrán ser recuperados.

Así lo indica el primer estudio elaborado por los técnicos municipales, que recoge que ese agotamiento de los materiales llevó a dos colapsos en el inmueble, precedido por una serie de agrietamientos que sirvieron como señal de alarma y que motivó la presencia de los bomberos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies