Propietarios de suelo del sureste de Madrid alertan de los efectos de retrasar nuevos barrios, que son "sostenibles"

Foto Propietarios Sureste
EUROPA PRESS
Publicado 04/06/2017 15:58:40CET

Estiman una inversión de 13.000 millones, defienden que serán viviendas "asequibles" y piden al Ayuntamiento tomar una decisión pronto

MADRID, 4 Jun. (EUROPA PRESS) -

Propietarios de suelo en el sureste de Madrid (agrupados en las juntas de compensación de Los Berrocales, Valdecarros, Los Cerros y Ahijones) defienden el desarrollo de estos proyectos urbanísticos que implican la construcción de más de 100.000 viviendas, al entender que son "sostenibles" porque se ajustan a la demanda residencial existente y ayudarán a contener la subida de precios actual.

También reivindican que cuentan con la "seguridad jurídica" que aporta la Sentencia del Supremo, que avala el diseño de estos ámbitos en el Plan General de Ordenación Urbana y advierten al Ayuntamiento, que abrió una mesa de análisis sobre estos ámbitos, de las consecuencias que acarrearía demorar más su desarrollo (planteando alternativas) en términos sociales y económicos.

Según explican fuentes de los propietarios a Europa Press, estos proyectos urbanísticos pueden generar un total de 965.000 empleos (directos e indirectos), inversiones que superarían los 13.000 millones y el desarrollo de más de 100.000 viviendas, con una parte importante dedicada a planes de vivienda pública, que contribuiría a "aliviar" la actual demanda que presenta Madrid y frenar el incremento de precios que viene produciéndose. "Sería una oportunidad perdida para la ciudad", advierten.

El objetivo de estos nuevos barrios es combinar promociones de vivienda a precio "asequible" tanto para venta como alquiler en un 65 por ciento de la superficie que implican los cuatro planeamientos, explican diversos portavoces de las juntas de compensación. El 35 por ciento restante, se dedicaría a proyectos de generación económica. Además, se contemplaría los equipamientos necesarios para los nuevos desarrollos, exponen esta plataforma de propietarios.

Los propietarios aseguran que el desarrollo de este volumen de pisos es "sostenible" pues las 100.000 viviendas contempladas se desarrollarán de forma paulatina en los próximos 25 años (hasta el año 2041) y detallan que se ajusta a la demanda residencial para la ciudad contemplada en diversos estudios.

A su vez, reivindican una amplia superficie destinada a zonas verdes 12 millones de metros cuadrados, que podría ampliarse a otros siete millones más, lo que supone una superficie muy similar a la de la Casa de Campo. Como ejemplo, ponen el parque de 137 hectáreas en Los Cerros, 20 más que El Retiro. "Es una superficie forestal que necesita Madrid", explican desde la plataforma de propietarios.

MESA DE ANÁLISIS DEL PROYECTO

Actualmente, los futuros desarrollos Los Berrocales, Valdecarros, Los Cerros y Ahijones están siendo analizados en una mesa de trabajo que congrega a los propietarios, colectivos sociales y vecinales, partidos políticos y el propio Ayuntamiento. Ese foro evaluará si los desarrollos pueden realizarse en las condiciones marcadas por el Plan General de Ordenación Urbana de 1997 o requieren alternativas de desarrollo. De hecho, este miércoles se va a realizar la penúltima reunión de esta mesa.

Por ello, la plataforma de propietarios considera que el futuro de estos desarrollos debe clarificarse cuanto antes y advierten de los efectos que podrían generar cambios en unos planeamientos que están "santificados" por el Tribunal Supremo con la sentencia favorable a la modificación 'exprés' que acometió el Ayuntamiento en 2013 sobre en el PGOU para 22 ámbitos.

En este sentido, aseguran que llevan invertidos unos 325 millones mediante compromisos hipotecarios y que no pueden asumir más demoras o que no se "avance" en el desarrollo de estos nuevos barrios. Al respecto, esperan que el Ayuntamiento de Madrid tome una decisión sobre su futuro antes de las vacaciones de verano.

Con esa "seguridad jurídica" que aporta la sentencia del Supremo, los propietarios consideran que volver a acometer modificaciones en el desarrollo de los nuevos barrios del sureste de la ciudad generaría más retrasos a unos desarrollos que acumulan una demora de 20 años.

Así, calculan que si hay modificaciones en los planeamientos se tardaría otros cuatro o cinco años más, pues se tienen que aportar 42 informes sectoriales para adaptar hipotéticos cambios y hay riesgo de posibles recursos judiciales. "Los propietarios están cansados de retrasos", detallan desde las juntas de compensación.

También subrayan que desplegar 100.000 viviendas contribuirá a paliar la subida del precio tanto en compraventa como de alquiler. Por ello, los propietarios advierten que paralizar o retrasar estas viviendas puede propiciar "especulación" y una "burbuja de los precios".

Por ello, inciden en que estos desarrollos están dirigidos a rentas medias con precios "asequibles", al entender que el resto de planes en marcha en Madrid, como puede ser en el norte de la ciudad o en el interior de la M-30.

ALQUILER, ZONAS VERDES Y "REEQUILIBRAR LA ZONA"

A su vez, detallan sobre todo el alto volumen de alquiler, pues hay superficie que puede estar destinada a Socimis y fondos de inversión que generen promociones grandes (con 250 o 300 viviendas por cada promoción) para arrendar. Ello fomenta también un efecto de atracción de inversión, defienden desde las plataformas de propietarios.

Además, exponen que los nuevos barrios contribuirán a mejorar las condiciones de movilidad de la ciudad y advierten que, de no desplegarse, se generará mayor "presión" de desplazamientos sobre Madrid pues están convencidos de los demandantes de viviendas optarán por irse a otras poblaciones cercanas del sureste si no hay oferta en la capital.

En este punto, advierten que se produciría una "fuga" de población similar a la que se experimentó en los años 80 y que luego motivó el desarrollo posterior de los PAU.

Los propietarios exponen que la no ejecución de estos desarrollos puede generar costes a la administración, pues la red de carreteras del sureste (M-45, M-50, M-31, R-3 y A-3) la gestión de sus suelos está comprometida mayoritariamente a estos desarrollos mediante convenios. Por tanto, se tendría que expropiar parte de la superficie utilizada para esta red viaria.

Frente a ello, su despliegue ayudará a "rentabilizar" dichas infraestructuras y dinamizar la actividad económica, con sinergias con el corredor del Henares, al desplegarse un parque industrial, hoteles y oficinas. "No sería un barrio dormitorio", agregan para defender el proyecto y su efecto "reequilibrador" de la ciudad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies