El proyecto desaparece con su promesa de 250.000 empleos tras más de dos años de negociaciones

Eurovegas
CEDIDA POR LA COMUNIDAD DE MADRID
Actualizado 17/12/2013 22:41:18 CET

MADRID, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

El macrocomplejo de juego Eurovegas finalmente desaparece del horizonte de Madrid con sus 17.000 millones de euros de inversión y la promesa de crear de manera directa e indirecta 250.000 puestos de trabajo, tras más de dos años de negociaciones y de ocupar páginas y páginas de la actualidad no solo madrileña, sino española y mundial.

El anuncio concretado este viernes por Las Vegas Sands (LVS) de que desistía del proyecto en España y se concentraba en sus iniciativas en Asia llegó pasado el medio día y después de que Europa Press avanzara que el Gobierno de Mariano Rajoy había dicho 'No' a las exigencias de la multinacional con sede en los Estados Unidos.

Según ha avanzado también este viernes la actual presidenta del PP de Madrid --que fuera presidenta de la Comunidad de Madrid durante gran parte de la negociación, Esperanza Aguirre, y muy implicada en el proyecto-- el escollo que finalmente ha hundido las negociaciones y por extensión el proyecto ha sido la petición de LVS de ser indemnizada por el Gobierno español si en algún momento de la vida del proyecto se cambiaba cualquiera de las leyes que afectan a Eurovegas.

La primera vez que se escuchó hablar del proyecto fue el 2 de noviembre de 2011, cuando el entonces ministro de Industria, Energía y Turismo del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, Miguel Sebastián, y el ahora presidente madrileño, antes vicepresidente, Ignacio González, confirmaron que había negociaciones abiertas.

Antes de definirse Madrid como el lugar decidido por Las Vegas Sands, se debatió su localización entre la Comunidad y Cataluña. El 21 de febrero de 2012, el presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, su Conseller de Economía, Andreu Mas-Colell, y el titular de Territorio y Sostenibilidad, Lluís Recoder, recibieron al magnate Sheldon Adelson.

En marzo de ese mismo año, nació la 'Plataforma Eurovegas No', contraria a su construcción en España, días antes de que comenzara a hablarse de una inversión multimillonaria de entre 15.000 y 18.000 millones de euros en un proyecto que arrancaría en 2012 y cuyo desarrollo final se alargaría hasta 2022.

El 26 de marzo, el pleno del municipio de Alcorcón dio su apoyo al proyecto, con los votos a favor del Partido Popular, frente al PSOE e Izquierda Unida y la abstención de UPyD y el concejal de Los Verdes.

LA IRRUPCIÓN DE ALCORCÓN Y LA RENUNCIA DE CATALUÑA

En una reunión empresa-Cataluña en abril, de nuevo la mesa se levantó sin acuerdo y en mayo Adelson visitó por primera vez, al menos de manera pública, los terrenos de Alcorcón que delimitan al norte con la carretera M-501, al sur con la M-506 y la A-5, al este con la M-40 y al oeste con la M-50, y que se encuentran a unos 25 minutos del Aeropuerto de Barajas y 20 de la estación de Atocha. Estos terrenos fueron también supervisados en varias ocasiones por miembros del equipo de Las Vegas Sands.

Ya en junio, la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, se mostró a favor de modificar la ley antitabaco para zonas reservadas, uno de los principales requisitos con los que se venía especulando que requería Adelson para traer Eurovegas. La Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) expresó también su apoyo y poco después se confirmó que Las Vegas Sands había registrado el nombre de Europa Vegas para el proyecto.

A finales de agosto, Cataluña dio por vencida su oferta --luego anunció un macrocomplejo de seis parques temáticos en Tarragona llamado Barcelona World--, por lo que la posibilidad de Madrid se hacía más firme.

Ya en febrero de este mismo año, González y Adelson anunciaron que la ubicación definitiva era Alcorcón. La primera piedra estaba prevista para finales de 2013, pero ese proceso se atascó, según muchas voces políticas, por la negociación que tenía con el Gobierno central para las condiciones. En este paquete de condiciones están, como principales materias, la modificación de la Ley antitabaco y varios beneficios fiscales, así como cambios en el tratamiento del blanqueo de capitales y la forma de tributar los premios.

GONZÁLEZ AVISÓ DEL RIESGO DE PERDER EL PROYECTO

El presidente madrileño, sobre todo en los últimos meses, llamó la atención públicamente sobre el riesgo de perder la ubicación de Eurovegas ante los retrasos que se estaban produciendo en la decisión del Gobierno central sobre las características del macrocomplejo. Los empresarios madrileño, encarnados en su presidente Arturo Fernández, también incitó a Rajoy a que diera el visto bueno a esas condiciones sin tardar más.

Los propios casinos madrileños veían con buenos ojos la llegada de Eurovegas a Madrid como parte de una flexibilización general de las condiciones de los casinos en la Comunidad de Madrid, sobre todo fiscales.

LOS OPOSITORES, CONTENTOS

Ante las críticas de la oposición al proyecto, tanto en el ámbito de Madrid como nacional, y la eventual modificación de la Ley antitabaco, este mismo 25 de septiembre la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, consideró que "constituiría una perfecta insensatez y una irresponsabilidad" que el Gobierno rechazara proyectos generadores de empleo como el de Eurovegas "sin ni siquiera mirarlos".

Muchas de las voces que se mostraron en contra del proyecto, este viernes se han mostrado contentos de que finalmente Eurovegas no recale en Madrid al considerar que no iba a aportar los puestos de trabajo que prometía y suponía modificar leyes estatales de importante impacto, como la antitabaco.

"Todas las políticas del Gobierno están enfocadas al crecimiento económico y a la creación de empleo, por eso estamos abiertos al diálogo y a estudiar todas las propuestas que permitan la imprescindible creación de empleo y de trabajo en España, eso si preservando siempre lo esencial que es la salud de los ciudadanos", ha añadido.

De las pocas consideraciones públicas que realizó Rajoy destaca la que hizo el pasado noviembre cuando reconoció que la Ley antitabaco obstaculizaba el acuerdo con Las Vegas Sands, explicando así que aún había "que darle una vuelta".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies