PSOE considera "irresponsable y negligente" por parte del Gobierno municipal el desalojo de los niños de San Ildefonso

Actualizado 18/05/2012 15:25:18 CET

MADRID, 18 May. (EUROPA PRESS) -

La concejala socialista en el Ayuntamiento de Madrid Ana de Sande ha tachado al Gobierno municipal de "irresponsable y negligente" por el desalojo de los niños de San Ildefonso y su previsible traslado a Tres Cantos, a una finca de titularidad municipal que se utiliza como Aula de la Naturaleza, lo que generará "un fuerte desarraigo y perjudicará el desarrollo de sus estudios.

El diario 'El Mundo' publica en la edición de hoy que el internado cerrará durante 16 meses al acabarse el curso para someterse a obras por "daños estructurales de gran envergadura". El periódico detalla que el inmueble alberga, por un lado, un internado donde residen los niños de San Ildefonso, competencia del Ayuntamiento y, por otro, un colegio que depende de la Comunidad de Madrid.

Se trata de un edificio catalogado como protegido y que tiene más de dos siglos de antigüedad. Entiende la edil del PSOE que "la actitud del gobierno municipal ha sido negligente e irresponsable porque tanto la Dirección General de Educación como los responsables del área de Hacienda y Urbanismo del Ayuntamiento sabían desde hace años que el edificio de este colegio tenía problemas de cimentación y de infraestructura y que había que hacer obras con urgencia y, sin embargo, no las han hecho".

"Ha tenido que ser la ITE pasada recientemente la que determinara las deficiencias y la que obligara a hacer estas reformas", ha añadido. Se pregunta De Sande "cómo van a convivir los niños del San Ildefonso con los más de 3.000 escolares que van cada año a la finca de Tres Cantos a realizar actividades relacionadas con la naturaleza, cómo se van a habilitar las instalaciones de esta finca para que estos niños puedan vivir allí y cómo van a visitarles los padres cuando hasta allí no se puede llegar por ningún medio de transporte público", ha expuesto.

La concejala opina que "el Ejecutivo de la ciudad no ha hecho absolutamente nada para negociar otro lugar más adecuado para trasladar a los niños como, por ejemplo, el edificio del Seminario que sería mejor acogido por los padres y mantendría a los alumnos más cerca de su entorno habitual". "Está claro que este traslado va a ser un auténtico desastre provocado por la desidia y la imprevisión de los responsables municipales", ha añadido.

Concluye De Sande afirmando que "si las obras se hubiesen planificado con tiempo podrían haberse realizado por fases, de modo que no hubiera sido necesario trasladar a los niños a otro sitio de forma apresurada como está ocurriendo ahora y, en el supuesto de ser necesario el traslado, éste podría haberse planificado de una forma menos traumática".