PSOE no culpa a Botella del aire subsahariano pero la responsabiliza de ser "incapaz de predecir" la contaminación

Botella Y Lissavetzky
AYUNTAMIENTO DE MADRID/EUROPA PRESS
Actualizado 18/05/2012 16:15:03 CET

MADRID, 18 May. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Jaime Lissavetzky, ha declarado este viernes que no culpa a la alcaldesa, Ana Botella, de la presencia de aire subsahariano en la ciudad durante estos días, pero que sí la responsabiliza por ser "incapaz de predecir" la contaminación.

"Dijeron que hoy habría menos partículas en suspensión y hay más", ha asegurado. En este sentido, ha comentado ante los medios que, mientras que el límite en este tipo de contaminante está fijado en 40 microgramos por metro cúbico de estas partículas en suspensión (PM10), a las 9 horas de este viernes en un punto de la capital se alcanzaban los 61 microgramos por metro cúbico. Ayer se superaban los 50 en varias estaciones, según Lissavetzky.

En este sentido, ha criticado que este tipo de contaminación no aparezca siquiera en los protocolos de actuación con los que cuenta el Consistorio madrileño, y ha señalado que, pese a que "no es excesivamente frecuente esta entrada de estas partículas", sí que se depositan en el cielo de Madrid y que afectan directamente a la salud de los ciudadanos.

Los datos esgrimidos por el líder municipal socialista en el Ayuntamiento reflejan que en la mañana de este viernes los niveles de contaminación, en este caso los de dióxido de nitrógeno (NO2) estaban cerca del doble de lo permitido (72 microgramos por metro cúbico por 40 fijados por la normativa).

Ante esta situación, ha pedido una mayor implicación del Gobierno municipal a la hora de informar a los ciudadanos. "Esto no va solamente de la página web del Ayuntamiento. Estamos pidiendo que se informe en los paneles de la M-30 de la M-40; que haya una información real de la situación que estamos viviendo", ha dicho.

"No quieren asumir este problema. Sé que, como en este caso, son hechos puntuales. Pero en estos hechos puntuales es cuando más se puede perjudicar la salud de los ciudadanos, y cuando más hay que hacer el esfuerzo real de informar, tener un protocolo de actuación, y no cruzarse de brazos".

En este sentido, ha criticado que "la manera de resolver los problemas de Ana Botella y de su equipo es meterlos en los cajones, y luego el tiempo irá solucionando los problemas", ha manifestado Lissavetzky. "Ya está bien de inauguraciones, de paseos por televisiones y de estos festejos, y a ver si nos ponemos a trabajar de verdad. Porque es un Gobierno paralizado", ha sostenido.