El PSOE urge un plan de sustitución de las calefacciones de carbón para reducir la contaminación atmosférica

Actualizado 02/11/2007 14:59:03 CET

MADRID, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Grupo Municipal Socialista instó hoy al Ayuntamiento de Madrid a impulsar un plan de sustitución de las 2.000 calefacciones de carbón que existen en la capital por otras de gas, electricidad, energía solar u otras fuentes limpias, con el fin de reducir un 80 por ciento la actual contaminación atmosférica por dióxido de azufre.

Por el contrario, el concejal socialista Pedro Santín auguró "un invierno negro de contaminación en la capital como consecuencia de la desidia del Gobierno municipal en tomar medidas para mejorar la calidad del aire en la ciudad".

Según Santín, "el encendido de las calefacciones de carbón, el aumento del tráfico en invierno, el frío y la estabilidad atmosférica provocarán un aumento entre noviembre y febrero de hasta un 30 por ciento en la contaminación por óxidos de nitrógeno, partículas en suspensión y dióxido".

El edil se mostró convencido de que si se aplica esta medida "se reduciría en un 80 por ciento la actual contaminación atmosférica por dióxido de azufre". "Para conseguir este objetivo --dijo-- sería necesario duplicar las actuales subvenciones municipales a las obras de reconversión de estas calefacciones y establecer un plazo máximo de tres años para realizarlas de forma voluntaria".

OBRAS DE RECONVERSIÓN

Santín hizo hincapié en que cada año es menor el número de viviendas que solicita hacer las obras de reconversión de sus calefacciones, por lo que en 2008 el Ayuntamiento estima que sólo se van a cambiar 100 instalaciones.

Así, estimó que "a este ritmo, las calderas de carbón seguirán funcionando en la capital al menos 20 años más, lo que es insostenible con el actual nivel de contaminación del aire".

Por ello, anunció que solicitarán al Ayuntamiento de Madrid que las subvenciones municipales para cambios de calefacciones de carbón a gas natural pasen del 25 por ciento actual al 50 por ciento y las de electricidad, del 27,5 por ciento al 55 por ciento, aumentando las ayudas para instalar calefacciones por energía solar del 70 por ciento al 90 por ciento".

Asimismo, consideró que "el Plan de Mejora de Calidad del Aire de Gallardón es un plan virtual, pues 18 meses después de su presentación aún no ha puesto en marcha ni una sola medida para mejorar el aire".