Reconoce los hechos el acusado de violar a su vecina tras entrar por la ventana, para el que el fiscal pide 28 años

Actualizado 22/01/2007 19:26:38 CET

"Estoy muy arrepentido. Es lo peor que podía hacer en mi vida", declaró el imputado durante el juicio.

MADRID, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

El acusado de entrar por la ventana en la casa de una joven, atarla a la cama y violarla, reconoció hoy, durante el juicio celebrado en la Audiencia Provincial de Madrid, ser el autor de los delitos que se le imputan, por los que el fiscal solicita 28 años de prisión.

El escrito de conclusiones provisionales del Ministerio Fiscal, al que ha tenido acceso Europa Press, considera probado que Miguel I.M., nacido en Paraguay y de nacionalidad francesa, anduvo por el tejado del edificio de su casa a las 3.00 horas del 19 de agosto de 2005 y se introdujo por una ventana en el domicilio de su vecina, a la que obligó a dirigirse al dormitorio y desnudarse.

El procesado cogió un cuchillo de cocina y se lo puso en el cuello mientras le decía: "si te mueves te rajo, si gritas te voy a matar, te voy a hacer todo el daño que me han hecho a mí". Después de un forcejeo en el que la víctima trató de arrebatarle el cuchillo, el reo violó a la mujer. Minutos más tarde, Miguel I.M. obligó a la víctima a que se vistiera y saliera con él del domicilio, entrando en varios cajeros hasta que el acusado consiguió apoderarse de 200 euros.

Después de este robo, el acusado la obligó a que regresara con él a la casa, donde la desnudó, la ató de brazos y piernas a la cama, y le colocó un cuchillo en sus genitales. A las horas, el procesado cogió el teléfono móvil de la mujer y huyó del domicilio, mientras que la agredida no logró desatarse y pedir ayuda hasta las 15.00 horas de ese mismo día.

"NO TENGO PERDÓN DE DIOS"

Durante el juicio oral celebrado esta mañana en la Audiencia madrileña, Miguel I.M. reconoció los hechos punto por punto y dijo estar "muy arrepentido". "Es lo peor que podía hacer en mi vida. No tengo perdón de Dios", agregó, y apuntó que el día de los hechos "había consumido cocaína y bastante cerveza". El inculpado se encuentra privado de libertad por esta causa desde el 29 de octubre de 2005.

Como consecuencia de estos hechos, la chica tuvo que recibir tratamiento psicológico y psiquiátrico. El fiscal considera los hechos narrados constitutivos de un delito continuado de agresión sexual, de un delito de detención ilegal, un delito de robo con violencia e intimidación y de un delito de lesiones, por los que solicita 28 años de prisión para el imputado y una indemnización de 58.700 euros para la agredida.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies